¿Cómo identificar máximos y patrones de máximos con relativa precisión

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Broker confiable!

¿Cómo identificar máximos y patrones de máximos con relativa precisión?

Los traders en todos los mercados financieros han tratado de identificar los máximos en el mercado durante generaciones, ya que conocen el potencial de ganancias al realizar operaciones de venta en corto exitosas al final de una tendencia alcista, pero la mayoría de las predicciones fallan ya que en la mayoría de los casos el precio retoma su tendencia alcista y rompe al alza hasta alcanzar máximos más altos (de ahí el principio que aplican muchos traders de no ir contra la tendencia). Es lamentable, porque los máximos se pueden predecir con una precisión sorprendente, siempre y cuando se generen los atributos técnicos que apuntan a precios considerablemente más bajos.

Considere la dinámica emocional en juego en estos puntos de inflexión. Una tendencia bajista finalmente termina, produciendo precios más altos en una serie de movimientos alcistas que atraen a una gran cantidad de participantes en el mercado. El sentimiento cambia constantemente a lo largo de este proceso alcista, en el cual el pesimismo excesivo es reemplazado primero por el optimismo cauteloso y luego por la codicia que a la larga produce optimismo excesivo.

Este estado de euforia genera una ceguera ante el riesgo que alienta a los traders menos hábiles a comprar el activo o instrumento a precios cada vez más altos, a menudo hasta alcanzar máximos históricos que no presentan ninguna resistencia a la tendencia alcista. Las tendencias pueden intensificarse aún más en este punto y entrar en una fase de clímax que genera señales de advertencia que indican a los analistas técnicos que el movimiento alcista probablemente está llegando a su fin.

Durante esta fase maníaca usualmente se alcanzan volúmenes de negociación record, con un gran número de compradores incorporándose a la tendencia y generando condiciones técnicas de sobrecompra que indican la evaporación de la presión de compra. A su vez, el precio invierte su dirección con fuerza, cayendo en un rango de negociación que señala un período de ventas activas de los participantes más fuertes del mercado, mientras que los participantes menores se aferran con fuerza a la tendencia positiva o se mantienen a la espera, lo que eventualmente provee el impulso suficiente para una nueva tendencia bajista.

Patrones de distribución

La fase de clímax no se requiere para la formación de un máximo en el mercado, pero proporciona apoyo adicional para el proceso en que el precio alcanza un máximo, cuando esto ocurre. El comportamiento de la acción del precio puede desarrollarse en formas menos obvias, con una alta acción vertical de los precios desarrollándose con un volumen relativamente bajo o una baja acción vertical del precio con un alto volumen de negociación. En todos los casos, es importante tener en cuenta que la última fase de una tendencia alcista siempre marca la primera fase del rango de negociación posterior, con los primeros retrocesos del precio generando parámetros matemáticos y emocionales para el patrón en evolución.

Es por eso que los traders inteligentes vigilan la acción de acción con respecto a la primera reversión conforme un rango de negociación evoluciona, en busca de pruebas de una conducta agresiva de venta consistente con un clímax de la tendencia alcista. La profundidad del retroceso puede ofrecer pistas adicionales sobre la futura dirección bajista del patrón, de tal forma que un retroceso del 100% del último movimiento alcista sirve para señalar un primer evento de fallo que a menudo se observa en los máximos importantes.

En el gráfico anterior vemos que el precio alcanzó un máximo histórico en junio de 2020, cuando subió por encima del nivel máximo alcanzado en el 2007, que estuvo cerca de 114. La tendencia alcista estuvo acompañada por el volumen más alto en un año, pero el movimiento se estancó sólo cuatro puntos por encima del máximo anterior, dando paso a un retroceso del 100% de la onda de tendencia alcista en junio (triángulo rojo). Este primer fallo genera una alerta roja, que nos indica que la tendencia alcista podría estar llegando a su fin. La distribución estable en septiembre, la cual es señalada por una caída en el indicador On Balance Volume (OBV), produjo un patrón de doble techo bajista y una ruptura que inició una caída del precio hasta alcanzar un mínimo de 18 meses.

Las tendencias de forma natural se alternan con períodos en que el precio se mueve en rangos con límites más o menos fijos y sin una tendencia clara. A pesar de las divergencias técnicas, en la mayoría de los casos no sabemos si un rango de negociación va a generar un movimiento de continuación hasta alcanzar un nuevo máximo, manteniendo la tendencia intacta, o habrá una inversión que completará un máximo y dará inicio a una nueva tendencia bajista. Esta mecánica binaria nos indica que debemos prestar mucha atención al desarrollo de los precios y el volumen dentro del rango, en busca de pistas que proporcionen los datos que necesitamos para elegir la dirección y entrar al mercado, por delante de la mayoría de los traders en la medida de lo posible.

Operaciones de venta después de encontrar un máximo

En el gráfico anterior el precio realizó un fuerte movimiento alcista que inició alrededor de 1,50 en septiembre y subió más de 500%, alcanzando un clímax en noviembre en el cual se negociaron cerca de 50 millones de acciones, 20 veces el volumen promedio diario de 2,5 millones. Una barra de inversión de amplio rango produjo una alerta roja, ya que el precio cayó casi 3 puntos desde el máximo de la tendencia alcista. Posteriormente el precio formó un patrón de triángulo descendente bajista mientras que el indicador OBV reveló una distribución activa. El precio rompió a la baja en marzo, llegando a caer con fuerza hasta el punto de inicio de la tendencia alcista en una sola sesión.

Los vendedores en corto centran su atención en el triángulo descendente, un patrón de precios relativamente común que se identifica mediante dos máximos más bajos que forman una línea de tendencia bajista con picos en donde se puede vender. Un intento de movimiento alcista desde diciembre hasta enero se encuentra con una zona donde existe una alta presión de venta, de tal forma que los máximos se forman en función de los requerimientos bajistas del patrón. Mientras que una brecha de rompimiento bajista del precio confirma la tendencia a la baja, hay pocas maneras para que los inversores se beneficien a menos que estuvieran posicionados antes de que ocurriera la ruptura.

Las operaciones con entradas tempranas constituyen la base de las estrategias agresivas. En este caso, una venta corta tiene sentido después del tercer máximo debido a que el patrón clásico es fácilmente reconocible y muestra un precio de entrada bien definido en el soporte horizontal cerca de 4,25. Además, un stop-loss se puede colocar justo por encima de la línea de tendencia bajistas de máximo más bajos, lo que limita el riesgo a menos de un punto, a menos que se produzca una fuerte brecha alcista en el precio.

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Broker confiable!

Encontrar un precio de entrada de poco riesgo para operaciones de venta puede ser difícil cuando los niveles de ruptura no están claramente delineados. Esto ocasiona que los vendedores en corto tengan que elegir un conjunto de estrategias, dependiendo de la calidad del patrón y el número de niveles de soporte en juego. En general, esto se traduce en posiciones tempranas cuando el patrón se ve perfecto, las cuáles persiguen precios más bajos, y cuando un catalizador desencadena una ruptura bajista muchos traders permanecen a la espera de que el precio realice un retroceso alcista hasta la resistencia cuando un mercado de movimiento rápido no permite una entrada de impulso consciente de los riesgos.

Una ruptura bajista a partir de un patrón que señala un máximo en el mercado debe contar con un volumen superior al promedio y ocasionar la caída del precio muy por debajo del soporte inmediato. Las pequeñas penetraciones del soporte, sobre todo cuando el rango de negociación aún se está formando través de oscilaciones de precios rápidas, son más propensas a indicar la acción de programas algorítmicos depredadores en lugar del típico comportamiento emocional de los traders al darse cuenta que están atrapados en una nueva tendencia bajista.

El trader puede evitar perder su dinero al entrar en estos mercados peligrosos mediante el uso de la fuerza relativa (ver indicador RSI) y evitando la apertura de posiciones hasta que los ciclos estén alineados a su favor. Además, debe evitar las posiciones de venta cuando el OBV muestra mayor interés de compra de lo esperado. Este indicador produce patrones similares a los precios, con soportes y reistencias bien definidos y por lo general cuando ocurre una ruptura en el precio también se produce un rompimiento similar en el OBV. Si no es así, la divergencia alcista puede ser señal de una trampa para vendedores (bear trap) y un short squeeze (condición en la cual el precio sube con suma fuerza y rapidez y que ocurre cuando hay una falta de oferta y un exceso de demanda en el mercado).

Conclusión

La apertura de posiciones de venta en patrones que indican un posible máximo en el mercado ofrece un perfil de Beneficios/Riesgo ventajoso, pero puede resultar difícil de encontrar buenos precios de entrada. Sin embargo, se pueden mejorar las posibilidades prestando mucha atención al desarrollo del volumen y la fuerza relativa y buscando presión de venta emocional que puede provocar rupturas bajistas de gran escala.

¿Cómo identificar máximos y patrones de máximos con relativa precisión?

Incertidumbre, en metrología, es una cota superior del valor de la corrección residual de la medida.

También puede expresarse como el valor de la semi-amplitud de un intervalo alrededor del valor resultante de la medida, que se entiende como el valor convencionalmente verdadero. El carácter convencional, y no real de tal valor, es consecuencia de que el intervalo se entiende como una estimación adecuada de la zona de valores entre los que se encuentra el valor verdadero del mensurando, y que en términos tanto teóricos como prácticos es imposible de hallar con seguridad o absoluta certeza: teóricamente porque se necesitaría una sucesión infinita de correcciones, y en términos prácticos por no ser útil continuar con las correcciones una vez que la incertidumbre se ha reducido lo suficiente como para no afectar técnicamente al objeto al que va a servir la medida.

El Vocabulario Internacional de Metrología (VIM) define la incertidumbre de medida como un parámetro, asociado al resultado de una medición, que caracteriza la dispersión de los valores que razonablemente podrían ser atribuidos al mensurando.

Existen muchas formas de expresar la incertidumbre de medida o conceptos derivados o asociados: incertidumbre típica, incertidumbre expandida, incertidumbre de calibración -calibración-, incertidumbre máxima, incertidumbre de uso, etc.

Como concepto metrológico, es del mismo ámbito, pero diferente a los de tolerancia y precisión.

Para la determinación del valor de las magnitudes fundamentales (obtenido experimentalmente) en unidades del SI, se aplica la incertidumbre típica, revisada periódicamente.

Incertidumbre, Tolerancia y Precisión son términos que aparecen frecuentemente relacionados y no siempre resulta fácil diferenciarlos, en muchas ocasiones se utilizan indistintamente de forma incorrecta.

Sin embargo, siguiendo los principios y definiciones de la Metrología estos tres conceptos se diferencian claramente. En este artículo corto se definirán cada uno de ellos, se analizaran sus origenes y se comentaran cuales son sus principales diferencias. Para ello se ha consultado el texto «Fundamentos de Metrología», de Ángel Mª Sánchez Pérez, Mayo de 1999. Monografías del Departamento de Físcia Aplicada, Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales, Universidad Politécnica de Madrid.

Sobre el origen de la incertidumbre de medidas

El término incertidumbre siempre aparece asociado a la medida de magnitudes. Medir una cantidad de magnitud es compararla con otra de su misma clase que se adopta como unidad, siempre se mide comparando la magnitud a medir, mensurando, con otra cantidad de referencia de la misma clase, ya sea haciendo intervenir directamente patrones en el proceso y empleando un instrumento comparador (método de medida diferencial o por comparación), o aplicando exclusivamente un instrumento de medida sobre el mensurando ( método de medida directa).

Cuando se realiza la medición siempre están presentes el mensurando (lo que se quiere medir), el instrumento de medida (lo que mide), el operador (el que mide) y el resto del universo, que de alguna forma física está influyendo en la medida realizada. No podemos considerar que cuando se realiza una medida, el sistema formado por el mensurando-instrumento de medida-operador, está aislado de su entorno, sino que el entorno actúa a través de las magnitudes de influencia, de manera que aquellas medidas que ignoran las influencias significativas carecen de sentido metrológico.

Las magnitudes de influencia son aquellas magnitudes que no constituyen el objeto directo de la medida pero que están presentes durante la medición y la perturban.

Se considerarán aquellas magnitudes de influencia como significativas cuando se encuentren en el orden de magnitud de la precisión con la que se mide el mensurando. Para que el resultado de una medición sea representativo, es necesario establecer unas condiciones de referencia que especifiquen los valores de las magnitudes de influencia, determinen que se trabaja con instrumentos adecuados, que el mensurando está suficientemente bien definido y que se utiliza un modo operativo apropiado. Se dice que las magnitudes de influencia se encuentran bajo control cuando se emplean los medios necesarios para que sus valores se sitúen en un cierto intervalo alrededor del valor de referencia. A pesar de que las magnitudes de influencia se encuentren bajo control, es inevitable la variabilidad de las mismas que se traducen en una cierta dispersión de las medidas cuando se reiteran sucesivas mediciones del mensurando, siempre que la división de escala del instrumento sea lo suficientemente pequeña, que el instrumento posea la sensibilidad adecuada.

La medida de cualquier magnitud posee naturaleza aleatoria al existir siempre una variabilidad inevitable que confiere dicho carácter a las indicaciones del instrumento cuando se realizan sucesivas mediciones del mensurando, siempre en las mismas condiciones de referencia. El orden de significación de la variabilidad, para un determinado nivel de control de las magnitudes de influencia, depende esencialmente del grado de definición del mensurando y de la sensibilidad del instrumento de medida empleado. Puesto que el resultado de medir un mensurando es una variable aleatoria, el mensurando debe caracterizarse en la forma habitual empleada con las variables aleatorias, utilizando un parámetro de centrado y otro de dispersión. Ese parámetro de dispersión como veremos más adelante será la precisión.

A veces no es posible efectuar las medidas con las magnitudes de influencia controladas en el entorno de los valores de referencia. En este caso hay que aplicar correcciones a los valores indicados o brutos para que el resultado de la medición corresponda al que se habría obtenido si se hubiese trabajado con aquellas magnitudes en sus valores de referencia. La introducción de correcciones incrementa la complejidad de las medidas pues no siempre se conoce la relación funcional que existe entre el resultado de la medida y los valores de las mganitudes de influencia. Además de las correcciones indicadas, la exigencia de la trazabilidad impone la utilización de instrumentos calibrados lo que determina la incorporación de las correcciones de calibración. La calibración del instrumento se efectúa midiendo patrones de referencia al objeto de comprobar si las indicaciones de la escala se ajustan a los valores de las correspondientes unidades del SI.

De todos los razonamientos anteriores se observa que no es posible obtener valores exactos como resultado de las medidas. La única forma de conseguirlo sería la de introducir exactamente todas las correcciones necesarias en el tiempo y en el espacio, lo cual no es posible debido a la imperfección de los medios y del conocimiento, y por otro lado los medios necesarios para obtener una medida exacta no se justificarían desde el punto de vista práctico de la metrología industrial. De ahí que se origine un bucle al admitir que toda medida debe ser corregida (al menos con la corrección de calibración del instrumento de medida), lo que obliga a medir nuevas magnitudes que, a su vez, habrán de ser corregidas hasta alcanzar los niveles metrológicos más elevados, no puede agotarse en la práctica y debe cortarse en algún punto, lo que supone dejar sin corregir algo que debiera haberse corregido, es decir, una corrección residual.

La correción residual es desconocida pero existe la posiblidad de acotarla. De ahí una primera definición de incertidumbre:

La incertidumbre de la medida es una cota superior del valor de la corrección residual.

El valor verdadero de un mensurando es el valor que mejor caracteriza dicho mensurando pero no tiene existencia física real. En la práctica es suficiente con aproximarse convenientemente al valor verdadero. El valor obtenido cuando se decide interrumpir la aplicación de sucesivas correcciones suele denominarse valor convencionalmente verdadero o valor resultante de la medida, el mejor valor que puede obtenerse con los medios disponibles. Se dará un nueva defición:

La incertidumbre de la medida es el valor de la semiamplitud de un intervalo alrededor del valor resultante de la medida (valor convencionalmente verdadero). Dicho intervalo representa una estimación adecuado de una zona de valores entre los cuales es «casi seguro» que se encuentre el valor verdadero del mensurando.

Así pues, el resultado de la medida se expresa mediante: x ± U

La defición de incertidumbre que incorpora el Vocabulario Internacional de Metrología (VIM):

La incertidumbre de medida es un parámetro, asociado al resultado de una medición, que caracteriza la dispersión de los valores que razonablemente podrían ser atribuidos al mensurando.

Cuanto menor sea la incertidumbre de la medida, mejor ésta. El valor de la incertidumbre es el primer índice de la calidad de una medida, que es tanto mayor cuanto menor es aquella.

Intervalo de tolerancia e incertidumbre de medida

Las magnitudes significativas de los productos industriales, de los trabajos topográficos, de los trabajos cartográficos, de los proyectos de ortofotografías. se especifican mediante tolerancias, que son los intervalos de los valores admisibles para la magnitud en cuestión en cada caso. Las tolerancias surgen en el diseño industrial de cualquier elemento, o en los pliegos de condiciones técnicas de los trabajos topográficos y cartográficos, determinando el rechazo o aceptación de los producidos con valores fuera del intervalo de tolerancia.

Desde el punto de vista de la producción industrial, la especificación mediante tolerancias es compatible con el principio de intercambiabilidad que constituye la base de la producción en serie. El diseño se efectúa de forma que las tolerancias especificadas aseguren la intercambiabilidad de elementos análogos en conjuntos más complejos sin alterar la funcionalidad de los mismos. Desde un planteamiento clásico, no es necesario que para ello se establezcan unos valores «exactos» para las magnitudes críticas, sino que es suficiente que dichos valores vengan obligados a pertenecer a un intervalo de tolerancia, de mayor o menor valor según la aplicación y el grado de responsabilidad correspondiente.

Tolerancia de una magnitud es el intervalo de valores en el que debe encontrarse dicha magnitud para que se acepte como válidad.

Cada vez que hay que decidir si el valor concreto de una magnitud está dentro de tolerancia, es preciso medir, y si la medida de comprobación no se asegura con la calidad necesaria (incertidumbre) aquella decisión puede ser errónea.

Cuando el intervalo de incertidumbre está contenido en el intervalo de tolerancia, se está en condiciones de afirmar, casi con seguridad, que el valor verdadero del mensurando es admisible. Cuando los intervalos de incertidumbre y de tolerancia son disjuntos, hay seguridad casi total en rechazar el mensurando. Cuando los intervalos de incertidumbre y de tolerancia se solapan en parte, es decir, cuando poseen una parte común y otra no común, la determinación de aceptación o rechazo es dudosa.

En la práctica se opta por un criterio de seguridad que consiste en rechazar cualquier mensurando en situación dudosa, lo que resulta adecuado siempre que el intervalo de incertidumbre sea varias veces inferior al de tolerancia. Esto equivale a definir como intervalo de decisión para los valores medidos el correspondiente a: T – 2U (tolerancia efectiva), limitando el valor del cociente de ambos intervalos (tolerancia e incertidumbre). En medidas dimensionales, suele ser frecuente considerar admisible:

En la relación anterior, valores mayores que diez exigirían medios de medida muy costosos, y la reducción del límite inferior por debajo de tres supondría un rechazo importante de elementos correctos.

Cuantificación de la incertidumbre. Relación entre incertidumbre y precisión.

Durante mucho tiempo se ha empleado la expresión «error de medida» para cuantificar la imperfección del método e instrumento de medida utilizados. Además, se clasificaban los errores en sistemáticos y aleatorios, determinando el error de medida como combinación lineal o cuadrática de ambos. Esta división no siempre resulta fácil de establecer, y a veces no es posible, debido a la escasa base conceptual que la soporta, lo que favoreció que proliferasen las «recetas» para calcular los límites máximos de error, con el grave inconveniente de no disponer de criterios uniformes para enjuiciar resultados de mediciones que, obtenidos con métodos e instrumentos análogos, eran efectuados por diferentes observadores.

En 1980 el Comité Internacional de Pesas y Medidas (CIPM) emitió las siguientes recomendaciones sobre la incertidumbre:

Dependiendo del método empleado para su determinación numérica, las componentes de la incertidumbre de medida pueden agruparse en dos categorías:

a) las que se estiman mediante procedimientos estadísticos sobre los valores obtenidos al reiterar medidas de un mensurando, a las que se propone denominar de tipo A.
b) las que se aprecian por otros métodos, a las que se denominan de tipo B.
Ambos tipos de componentes deben cuantificarse mediante varianzas o cantidades equivalentes, debiendo caracterizarse las situaciones de dependencia – en su caso – por las correspondientes covarianzas.

La incertidumbre así determinada, puede multiplicarse por un factor superior a la unidad, para obtener una incertidumbre total mayor, pero indicando siempre el valor de dicho factor.

Las razones que recomiendan el empleo de desviaciones típicas para cuantificar la incertidumbre frente a la utilización exclusiva de intervalos de confianza son:

La determinación de un intervalo de confianza presupone la aceptación de una función de distribución concreta que caracterice la población de resultados de medida.
La ley de propagación de varianzas permite, de forma muy simple e independientemente del carácter poblacional, obtener la incertidumbre en medidas indirectas, lo que no es posible, de forma general, si se emplean intervalos de confianza.
La propuesta del CIPM fue desechar la hipótesis de que todas las distribuciones de resultados de medida responden a una ley normal; trabajar siempre con desviaciones típicas o varianzas; y no identificar la incertidumbre con un intervalo de confianza, por las razones expuestas, sino directamente con la desviación típica resultante (u). La multiplicación de esta última por un factor de cobertura, inclusión o recubrimiento (k), habitualmente entre 2 y 3, y que debe especificarse siempre como parte del resultado de medida, permite obtener unos valores de incertidumbre expandida ( U ) «más seguros» para aplicaciones industriales, lo que determina:

Si se aplican todas las correcciones significativas a las indicaciones brutas, se percibe intuitivamente que el valor verdadero del mensurando debe encontrarse hacia el centro de las indicaciones corregidas, pero ante la dificultad de identificar alguno de estos valores como verdadero, se acepta como «mejor valor» del mensurando un índice o parámetro de la tendencia central del conjunto de aquellas indicaciones.

Con el objeto de decidir si el «mejor valor» está suficientemente próximo al verdadero puede emplearse algún indicador de la dispersión de los resultados. Cuanto menor sea dicha dispersión, más cerca se encuentran ambos valores, siempre que se mantengan similares condiciones de repetibilidad y se hayan aplicado análogas correciones. En este sentido aparece el término precisión, como un término asociado a la dispersión de las mediciones reiteradas. Más adelante veremos si la incertidumbre se puede asociar directamente también a la dispersión, y en ese caso precisión e incertidumbre serían los mismo, pero eso no será así.

Para caracterizar cualquier función de densidad se emplean parámentros que permiten comparar poblaciones con distintas funciones de densidad. Los parámetros más sencillos y utilizados son los de centrado y dispersión. Los parámetros de centrado proporcionan una primera idea sobre la posición de la función de densidad, estableciendo un valor próximo al «centro» de la misma. Los parámetros de dispersión informan del menor o mayor grado de variabilidad entre los elementos de la población (resultados de medida corregidos).

En metrología se adopta como parámetro de centrado la media ( µ ) y como parámetro de dispersión la desviación típica (σ) de la que se emplea su cuadrado con el nombre de varianza (σ2). En la práctica, al no conocerse la correspondiente función de densidad, la estadística nos proporciona unos valores aproximados, los estimadores, que pueden evaluarse a partir de cualquier muestra concreta de resultados de extensión n. Los estimadores, que se presentan por û, m para la media y s^, V para la varianza, pueden ser varios, pero en metrología se utilizan casi exlusivamente la media aritmética ( X ) y la varianza muestral (s 2).

û = m = X = 1 / n ∑i=1n Xi

V = s 2 = 1 / (n-1) ∑i=1n ( Xi – X)2

En un primer análisis, cabría pensar que el resultado de las medidas pudiera reflejarse mediante:

Dado que la reiteración de valores se está efectuando en condiciones de repetibilidad y después de haber introducido todas las correcciones significativas que pueden evaluarse. Por consiguiente, la media aritmética es el mejor valor corregido y debería adoptarse como valor resultante de la medición en todas las áreas de la metrología, se acepta que el valor resultante de las medidas, valor convencionalmente verdadero, es la media aritmética de las indicaciones corregidas.

Asímismo, cabría pensar en cuantificar la incertidumbre del resultado mediante el parámetro de dispersión indicado, la desviación típica muestral s, pero eso resultaría inapropiado por diferentes razones.

En primer lugar, s es un estimador de la dispersión de la población de medidas reiteradas en condiciones de repetibilidad. Cada una de las medidas obtenidas es un elemento de dicha población, pero el resultado atribuido al mensurando como consecuencia de dicha medición no es uno de aquellos sino la media artimética ( X ) que podría, incluso, no coincidir con ninguno de los elementos de la media poblacional. No parece correcto asignar un parámetro de dispersión al valor resultante ( X ) que en realidad se refiere a la dispersión de otra población ( X ).

Si se analiza la cuestión con auxilio de la estadística, siguiendo las leyes de propagación de varianzas-covarianzas, la aprente dificultad se resuelve sin dificultad. En realidad, el estimador media aritmética X es otra variable aleatoria, distinta de la que representa la población considerada pero relacionada con ella. Es sencillo deducir que las varianzas de ambas varables satisfacen la expresión siguiente:

Si se trabaja con estimadores la relación resulta:

s es un mal estimador de σ cuando n es pequeño. La primera recomendación es procurar calcular s mediante un número apreciable de reiteraciones.

Tras la exposición realizada sobre la incertidumbre se puede decir que su diferencia con respecto al término precisión radica en que son términos que se refieren a conceptos distintos. Por un lado esta la incertidumbre referida a un intervalo dentro del cual estará el valor verdadero, acotando las correcciones residuales. Siendo en este último matiz donde reside la diferencia entre los términos, ya que la incertidumbre también da un idea de la dispersión de las medidas, al igual que el término de la precisión cuando se asocia directamente con la varianza muestral. Digamos que el término incertidumbre tiene un significado mucho mayor, mientras que precisión se reduce sólo a una parte, a una forma de cuantificar la incertidumbre. Por otro lado, podemos referirnos al término precisión como al grado de agrupación o por contra dispersión que tienen nuestras observaciones, lo cual no tiene porqué coincidir con la exactitud, entendida esta última como proximidad al valor real.

La diferencia entre tolerancia e incertidumbre es mucha más clara tal y como se ha expresado . La tolerancia siempre será un intervalo marcado por los pliegos de condiciones dentro del cual deben encontrarse las medidas corregidas junto a su incertidumbre asociada.

Finalmente, remarcar los nuevos conceptos sobre los componentes de la incertidumbre donde se desecha la teoría clásica de errores sistemáticos y aleatorios.

Rectángulo

Educación e investigación

Rectángulo

Se puede utilizar un rectángulo como patrón de entrada para la continuación de una tendencia establecida. La formación ocurre generalmente después de un movimiento brusco del precio cuando los precios fluctúan hacia un período de entre dos niveles horizontales de soporte y resistencia, cada uno de los cuales se prueba al menos dos veces. Los rectángulos alcistas se pueden formar tras una tendencia alcista, al contrario que los rectángulos bajistas, que se forman tras una tendencia bajista. El patrón se completa cuando se produce una ruptura del precio en la dirección de la tendencia dominante, momento en el que probablemente siga esta dirección.

Los traders conservadores pueden buscar una confirmación adicional. Existen dos técnicas comunes para calcular el objetivo: cuando la altura del rectángulo o la longitud de la pata anterior se pueden ampliar en la dirección de la ruptura. Algunos traders utilizan ambas técnicas y apuntan a dos objetivos. Los niveles de stop comunes se encuentran en el punto medio del rectángulo o justo fuera del mismo en el lado opuesto a la ruptura. TradingView dispone de una herramienta de dibujo inteligente que permite a los usuarios identificar visualmente este patrón en un gráfico.

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Broker confiable!

Like this post? Please share to your friends:
Todo sobre opciones binarias
Deja un comentario

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: