Como obtener una rentabilidad del 3% en tres dias

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Broker confiable!

¿Qué es la rentabilidad y cómo calcularla?

Conoce la definición de la rentabilidad, cuál es su utilidad, y cómo calcular la rentabilidad de diferentes tipos de inversiones.

La rentabilidad es la capacidad que tiene algo para generar suficiente utilidad o ganancia; sin embargo, una definición más precisa de la rentabilidad es la de un índice que mide la relación que existe entre la utilidad o ganancia obtenida o que se va a obtener, y la inversión realizada o que se va a realizar para poder obtenerla.

Conocer la rentabilidad de una inversión nos permite saber qué porcentaje del dinero o capital invertido se ha ganado o recuperado y, por tanto, qué tan bueno ha sido el desempeño de la inversión; o, en el caso de una inversión que aún no se ha realizado, saber qué porcentaje del dinero o capital que se va a invertir se va a ganar o recuperar y, por tanto, qué tan atractiva es.

La rentabilidad es un indicador que mide la relación que existe entre la ganancia de una inversión y el costo de esta.

En este artículo encontrarás:

¿Qué es la rentabilidad?

La rentabilidad es la capacidad que tiene algo para generar suficiente utilidad o ganancia; por ejemplo, se dice que una empresa es rentable cuando sus ingresos son mayores que sus gastos, y la diferencia entre estos es considerada como aceptable; o que un producto, cliente o departamento de empresa es rentable cuando generas más ingresos que costos, y existe cierta diferencia entre estos.

Sin embargo, una definición más precisa de la rentabilidad es la de un índice o indicador que mide la relación que existe entre la utilidad o ganancia obtenida o que se va a obtener, y la inversión realizada o que se va a realizar para poder obtenerla.

Siendo específicos, la rentabilidad mide qué porcentaje del dinero o capital invertido o que se va a invertir, se ha ganado o recuperado, o se va a ganar o recuperar.

Se conoce como rentabilidad económica a aquella que considera la utilidad obtenida antes de deducir intereses e impuestos; y como rentabilidad financiera a aquella que considera la utilidad obtenida después de deducir intereses e impuestos.

¿Cuál es la utilidad de la rentabilidad?

Conocer la rentabilidad de una inversión que ya se ha realizado (rentabilidad obtenida) nos permite saber qué porcentaje del dinero o capital invertido se ha ganado o recuperado y, por tanto, qué tan bueno ha sido el desempeño de la inversión.

Mientras que conocer la rentabilidad de una inversión que aún no se ha realizado (rentabilidad ofrecida o esperada), nos permite saber si la inversión es rentable, y qué porcentaje del dinero o capital que se va a invertir se va a ganar o recuperar y, por tanto, qué tan atractiva es.

Asimismo, en caso de contar con varias alternativas de inversión, conocer la rentabilidad de estas nos permite compararlas, y así saber cuál de todas tuvo la mayor rentabilidad y, por tanto, el mejor desempeño, o cuál de todas ofrece la mayor rentabilidad y, por tanto, es la más atractiva.

¿Cómo calcular la rentabilidad?

Para calcular la rentabilidad de una inversión debemos dividir la utilidad o ganancia obtenida o que se va a obtener entre la inversión realizada o que se va a realizar, y al resultado multiplicarlo por 100 para expresarlo en porcentajes:

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Broker confiable!

Rentabilidad = (Utilidad o Ganancia / Inversión) x 100

Por ejemplo, si invertimos US$100 y luego de un año la inversión nos generó utilidades de US$30, aplicando la fórmula de rentabilidad: (30 / 100) x 100, podemos decir que la inversión nos dio una rentabilidad de 30% (la inversión o capital tuvo un crecimiento del 30%).

O, por ejemplo, si invertimos US$100 en un activo y luego lo vendemos a US$300, aplicando la fórmula de la rentabilidad: (300 – 100 / 100) x 100, podemos decir que la inversión nos dio una rentabilidad de 200% (la inversión o capital tuvo una variación del 200%).

Se dice que una inversión es rentable cuando su rentabilidad es positiva (mayor que cero), y que una inversión es bastante rentable, cuando su rentabilidad tiene un valor alto en comparación con la rentabilidad de otras inversiones similares.

Ejemplos de cómo calcular la rentabilidad

En esta sección te damos algunos ejemplos específicos de cómo calcular la rentabilidad de diferentes tipos de inversiones:

Ejemplo #1: la rentabilidad de una empresa

Para calcular la rentabilidad de una empresa necesitamos la inversión de la empresa y la ganancia que ha generado, la cual estará conformada por las utilidades que ha generado o, en caso de haberla vendido, por la diferencia entre el precio de venta y la inversión.

Por ejemplo, si una empresa tuvo una inversión de US$20 000, y luego de un año generó utilidades de US$2 000, su rentabilidad habrá sido de: (2000 / 20000) x 100 = 10%.

O, por ejemplo, si una empresa tuvo una inversión de US$20 000, y luego se vendió por US$30 000, su rentabilidad habrá sido de: (30000 – 20000 / 20000) x 100 = 50%.

Tal como mencionamos anteriormente la rentabilidad mide la relación que existe entre la ganancia y la inversión; sin embargo, en el caso de una empresa la rentabilidad también mide la relación que existe entre la ganancia y diversos aspectos de la esta, tales como las ventas, los activos y el patrimonio.

Para calcular esta rentabilidad simplemente debemos dividir las utilidades entre el valor del aspecto que queremos analizar, y al resultado multiplicarlo por 100 para expresarlo en porcentajes.

Por ejemplo, si una empresa tuvo ventas por US$1 200 y en el mismo periodo obtuvo utilidades de US$300, aplicando la fórmula de la rentabilidad: (300 / 1200) x 100, podemos decir que la rentabilidad de la empresa con respecto a las ventas (o en función a las ventas) fue de 25% (las utilidades de la empresa representaron el 25% de las ventas).

Ejemplo #2: la rentabilidad de un proyecto de inversión

Para calcular la rentabilidad de un proyecto de inversión (por ejemplo, la creación de una nueva empresa, el lanzamiento de un nuevo producto, o la adquisición de nueva maquinaria) necesitamos la inversión y la ganancia futura, la cual estará conformada por las utilidades o ganancias proyectadas.

Por ejemplo, si un proyecto tiene una inversión de US$20 000, y las utilidades proyectadas a un año son de US$3 000, la rentabilidad ofrecida por el proyecto será de: (3000 / 20000) x 100 = 15%.

Si tuviéramos que elegir entre varios proyectos de inversión (A, B y C) cuyas rentabilidades son las siguientes:

  • Proyecto A = 6%
  • Proyecto B = 15%
  • Proyecto C = 30%

El proyecto C sería el más atractivo para invertir, aunque para decidirnos por este, además de la rentabilidad ofrecida, deberíamos tomar en cuenta otros factores tales como el riesgo que conlleva o el impacto que podría tener en los clientes.

Ejemplo #3: la rentabilidad de un inmueble

Para calcular la rentabilidad de un inmueble necesitamos la inversión del inmueble y la ganancia que ha generado, la cual estará conformada por la diferencia entre el precio de venta y la inversión (ganancia de capital) o, en caso de rentarlo, por la diferencia entre los ingresos por renta y los gastos (flujo de efectivo).

Por ejemplo, si un inmueble tuvo una inversión de US$30 000, y luego se vende a US$40 000, la rentabilidad del inmueble habrá sido de: (40000 – 30000 / 30000) x 100 = 33.3%.

O, por ejemplo, si un inmueble tuvo una inversión de US$30 000, los ingresos por renta en un año fueron de US$12 000, y los gastos en el mismo periodo de tiempo fueron de US$10 000, la rentabilidad del inmueble habrá sido de: (12000 – 10000 / 30000) x 100 = 6.7%.

En caso de que queramos calcular la rentabilidad que podríamos obtener con un inmueble, para calcular la ganancia futura podríamos tomar en cuenta la tasa de crecimiento promedio del valor de los inmuebles en la zona o, en caso de que tengamos planeado rentarlo, el flujo de efectivo promedio de los inmuebles de la zona.

Ejemplo #4: la rentabilidad de una acción

Para calcular rentabilidad de una acción necesitamos la inversión de la acción y la ganancia que ha generado, la cual estará conformada por la diferencia entre el precio de venta y el precio de compra, más los dividendos que podría haber entregado.

Por ejemplo, si se compran acciones de una empresa por un valor de US$10 000, y luego de un año las acciones suben de precio y se venden a US$12 000, pero además pagan dividendos por un valor de US$500, la rentabilidad de las acciones habrá sido de: (12000 – 10000 + 500 / 10000) x 100 = 25%.

En caso de que queramos calcular la rentabilidad que podríamos obtener con una acción, podríamos tomar en cuenta la rentabilidad que ha obtenido anteriormente, aunque a diferencia de lo que sucede en el caso de otras inversiones tales como los inmuebles, la rentabilidad de una acción es más difícil de pronosticar debido a la volatilidad del mercado de valores.

¿Cómo calcular la rentabilidad anualizada de una inversión?

Una de las consultas que más recibo a través de mi página de contacto es la pregunta «¿Cómo se calcula la rentabilidad anualizada de una inversión?», y no es para menos, llegar hasta la respuesta correcta me llevó grandes quebraderos de cabeza. Y cómo explicarla a través de un correo electrónico tampoco me resulta muy sencillo, es hora de dedicarle un post.

Conocer cómo obtener la rentabilidad anualizada te puede interesar sobre todo si gestionas tu propia cartera de inversión. Llevar el control de tu cartera al milímetro es esencial para saber si estás en el camino adecuado para conseguir los objetivos financieros que te propongas.

Aviso que en ese artículo voy a tirar de un poco de álgebra. Si al final del mismo no te ha quedado claro cómo calcular la rentabilidad anualizada de una inversión, no te preocupes, voy a compartir contigo una hoja de cálculo para que puedas obtenerla tú mismo en cuestión de segundos.

¡No olvides seguir el blog!

Antes de nada, te recomiendo leer:

Antes de empezar, ¿qué es la rentabilidad anualizada?

La rentabilidad anualizada de una inversión es la rentabilidad media anual que una inversión ha obtenido en un periodo de tiempo determinado y es útil para saber lo que consigue una inversión de un año a otro para hacer estimaciones a futuro o para compararlas con otras inversiones.

Cuando digo rentabilidad media anual, no me refiero hacer el cálculo de dividir la rentabilidad total (o acumulada) entre el número de años que dura la inversión (media aritmética). Porque esto no sería lo correcto. Por ejemplo, en una inversión de dos años, donde la rentabilidad total ha sido de un 10 %, la rentabilidad de cada uno de los dos años NO es 5%, si no 4,88 %. Esto es así por el efecto del interés compuesto.

Para entender esto que digo, te comiendo que eches un vistazo a este artículo, en concreto, al apartado Cómo calcular la rentabilidad media de forma correcta mediante la tasa de rentabilidad geométrica.

Entonces, ¿cómo se calcula la rentabilidad anualizada?

Para aprender a calcular la rentabilidad anualizada de una inversión vamos a partir de la fórmula del interés compuesto. Tan solo necesitaremos el valor inicial y final de la inversión, o el dato rentabilidad total.

En la siguiente imagen te recuerdo la fórmula del interés compuesto (de la que hablo mucho más en este artículo). Es la que vamos a utilizar a partir de ahora para calcular la rentabilidad anualizada.

¿Cómo se calcula la rentabilidad anualizada de una inversión donde NO EXISTEN movimientos de dinero?

Para calcular la rentabilidad anualizada en una inversión donde no hay movimientos de dinero, es decir, no hay entradas (aportaciones) ni salidas (reembolsos) de dinero vamos a utilizar la fórmula del interés compuesto pero adaptándola a nuestro periodo de inversión. En la realidad una inversión no suele durar un número exacto de años, por eso las fórmulas que aparecen a lo largo del artículo tienen en cuenta este hecho.

Por un lado puedes calcularla tomando el valor inicial y final de una inversión con sus respectivas fechas para obtener el nº de días entre ambas fechas.

Esta sería la fórmula:

Lo que queremos conocer es la rentabilidad anualizada (r a ) la inversión.

Por lo que despejando la rentabilidad anualizada la ecuación queda así:

Esta fórmula es la que tendrías que utilizar si deseas hacer el cálculo de la rentabilidad anualizada si dispones únicamente del valor inicial y final de la inversión (¡ojo! sin movimientos de dinero entre medias).

Para que puedas calcularla de una manera rápida, he llevado esta fórmula a una hoja de cálculo la cual voy a compartir contigo al final del artículo.

Tan sólo necesitarías introducir el valor inicial y final de una inversión y sus respectivas fechas.

[Pestaña 1 de la hója de cálculo]:

Por otro lado, la rentabilidad anualizada también puedes calcularla tomando sólo la rentabilidad total de una inversión y las fechas de inicio y final (para obtener el nº de días entre ambas).

En caso de no disponer de la rentabilidad total, pero sí la rentabilidad de los periodos anuales, el dato de rentabilidad total lo puedes calcular capitalizando las rentabilidades que se obtienen año tras año. Te recomiendo de nuevo que leas este artículo, en concreto, al apartado Cómo calcular la rentabilidad media de forma correcta mediante la tasa de rentabilidad geométrica.

De nuevo partimos de la fórmula del interés compuesto adaptada a nuestras necesidades:

Despejamos la rentabilidad anualizada:

Esta fórmula es la que tendrías que utilizar si deseas hacer el cálculo de la rentabilidad anualizada si dispones únicamente el valor de la rentabilidad total de una inversión (también sin movimientos de dinero).

Y también la tienes en la hoja de cálculo que comparto contigo (al final del artículo te dejo el enlace).

En este caso sólo necesitarías introducir los datos de rentabilidad total de la inversión y la fecha de inicio y final.

[Pestaña 2 de la hója de cálculo]:

¿Cómo se calcula la rentabilidad anualizada de una inversión donde EXISTEN movimientos de dinero?

Llegados aquí el asunto se complica un poco.

Te recuerdo que hasta ahora estábamos calculando la rentabilidad anualizada de una inversión donde no habían movimientos intermedios de dinero (no habían entradas ni salidas). Es decir, se invierte una cantidad al principio y no se invierte ninguna cantidad más (ni tampoco se desinvierte parte de la inicial).

Pero a partir de ahora sí que existen movimientos intermedios de dinero, de manera que se pueden obtener dos tipos de rentabilidades y debes tener claro que es lo que quieres hacer:

Si lo que quieres es comparar la rentabilidad anualizada de tu cartera con las rentabilidades de otras carteras o con la de un índice bursátil, tienes que hacer uso de la rentabilidad bursátil (también conocida como Time Weighted Return -TWR-). Este tipo de rentabilidad elimina por completo el efecto de aportaciones y reembolsos (o suscripciones).

Para conocer la rentablidad bursátil (o TWR) anualizada es necesario que primero obtengas la rentabilidad total siguiendo las indicaciones de este artículo, en concreto del apartado ¿Cómo calcular la rentabilidad Time-Weighted Return?

Una vez obtengas la rentabilidad total de la inversión (sin tener en cuenta el efecto de los movimientos de dinero), el siguiente paso es anualizarla.

Para ello tienes que hacer uso de la fórmula mecionada antes donde se parte de la rentabilidad total:

[Pestaña 2 de la hója de cálculo]:

Si lo que quieres saber es la rentabilidad anualizada de tu dinero tienes que hacer uso de la rentabilidad económica (también conocida como Money Weighted Return -MWR-) que a diferencia del método Time-Weighted Return, tiene en cuenta las aportaciones y reembolsos, y también los momentos en qué se hacen.

Para conocer la rentablidad bursátil (o MWR) anualizada tan sólo necesitas los movimientos de dinero que has hecho (aportaciones y reembolsos), las fechas de esos movimientos y el valor último de la inversión. Y también Excel (o Google Sheets) porque vas a necesitar una de sus fórmulas, en concreto la función TIR.NO.PER.

Puedes trastear con está fórmula siguiendo las indicaciones que aparecen en este artículo, en concreto en el apartado ¿Cómo calcular la rentabilidad Money-Weighted Return? Es mucho más sencilla que la TWR.

Una vez obtengas la rentabilidad con la fórmula TIR.NO.PER, no tienes que hacer nada más, ¡ya está anualizada! Con indiferencia de que el periodo de inversión sea un mes o 20 años.

Conoce tu perfil inversor con Indexa Capital

Si quieres conocer tu perfil como inversor haz el test de Indexa Capital. ¡Es gratis! Indexa Capital es un gestor de inversiones automatizado del cual soy cliente (más información aquí). En función de las respuestas que des a varias preguntas, Indexa te asigna una cartera de inversión personalizada con una estimación de rentabilidad anualizada para los próximos años (la puedes ver sin coste

¿Cómo des-anualizar la rentabilidad anualizada?

La fórmula del interés compuesto también es útil para desanualizar el dato de rentabilidad anualizada, es decir, partiendo de un dato anualizado, obtener la rentabildad total de una inversión.

Es muy frecuente encontrarse en los medios de comunicación financiera con datos de rentabilidad anualizada, ya sean de carteras de inversión, de fondos de inversión, o de índices bursátiles, por eso la siguiente fórmula te puede ser útil para saber cuál hubiesen sido las rentabilidades totales en un periodo de tiempo determinado.

La siguiente fórmula también es útil si quisieras obtener el % de rentabilidad total partiendo del dato anualizado TIR.NO.PER que te he comentado antes, el cual coincide con la rentabilidad económica de una inversión (también conocida como Money Weighted Return -MWR-) y siempre es anualizado.

[Pestaña 3 de la hója de cálculo]:

Concluyendo sobre cómo obtener la rentabilidad anualizada de una inversión

Uno de los términos que más confusión genera para quien se inicia en la inversión es el término de rentabilidad anualizada.

Conocer la rentabilidad anualizada es fundamental para saber en todo momento si estás cumpliendo con tu plan de inversión, además también te puede resultar muy útil para compararla con otros activos financieros con diferentes periodos de inversión al tuyo y conocer cuales son los más rentables.

En cuanto al cálculo de la rentabilidad anualizada, no es obligatoria que sepas calcularla, a no ser que gestiones tu propia cartera de inversión. Pero debes tener claro que no se obtiene con la típica división de la rentabilidad total entre el nº de periodos. Lo podrías hacer de esta manera para hacerte una idea, porque suele ofrecer un resultado muy similar al de la rentabilidad anualizada, pero nunca será un dato del todo correcto.

En el artículo te he dado todas las herramientas para que puedas calcularla tú mismo, pero para ponértelo más fácil, comparto contigo un enlace a una hoja de cálculo de Google Sheets hecha por mí con las tres fórmulas que has visto (una vez dentro, te puedes crear una copia en tu cuenta de Google o también te la puedes descargar como un archivo de Excel).

Si tienes alguna duda o sugerencia sobre el cálculo de la rentabilidad anualizada en una inversión no dudes en dejar un comentario más abajo.

Si te ha gustado el artículo, compártelo en las redes sociales.

Los mejores depósitos para conseguir una remuneración de hasta el 3%

Las opciones para el ahorrador más conservador no atraviesan su mejor momento. Los bajos tipos de interés fruto de la política expansiva del Banco Central Europeo (BCE) han tenido una repercusión inmediata en las ofertas comerciales de las entidades. A diferencia de lo que ocurría en los años dorados de los superdepósitos, en los que obtener remuneraciones elevadas era tarea sencilla, ahora todo el que acuda a una entidad verá cómo la situación ha dado un giro de 180 grados. Las medidas puestas en marcha, primero por el Banco de España para evitar que la banca entrara en una guerra del pasivo que pasara factura a sus cuentas, unido a la rebaja del precio del dinero (se sitúa mínimos históricos desde septiembre de 2020) ha acabado de un plumazo con las remuneraciones. En la actualidad, para que el cliente consiga rascar tipos por encima de la media, la vinculación se convierte en el requisito indispensable.

Los tipos de interés que ofrecen los depósitos en rara ocasión consiguen superar el 3% anual. Los que lo hacen se trata en esencia de productos que tienen como objetivo captar dinero nuevo y su duración se limita a unos meses. El ejemplo que mejor evidencia esto es el depósito que comercializa la entidad Self Bank para nuevos clientes con una rentabilidad del 3% TAE para el primer ingreso que se realice en la cuenta de ahorro y por un importe máximo de hasta 15.000 euros. La duración de este producto es de tan solo tres meses.Todos los que estén interesados en contratar este depósito disponen de margen hasta finales de marzo.

El siguiente escalón, antes de pasar a los estructurados o los que exigen una mayor vinculación, lo protagonizan ING y Mediolanum. La entidad holandesa dispone del depósito Naranja al 1,9% con la misma duración que el anterior (tres meses) y el mismo objetivo (captar nuevos clientes). El producto se contrata desde el momento de la apertura de la cuenta Naranja. Por su parte, la entidad italiana adherida al Fondo de Garantía de Depósitos, Banco Mediolanum, paga hasta un 1% a los nuevos clientes con su depósito a seis meses. El importe mínimo son 2.000 y el máximo 100.000 euros. La oferta estará disponible hasta el 31 de marzo.

Para encontrar remuneraciones atractivas, aunque inferiores a las anteriores, quedan dos opciones. La primera de ellas pasa por incrementar la vinculación. Como reconocen desde Ibercaja, para poder disfrutar de remuneraciones más elevadas, las entidades continuarán profundizando a lo largo de este año en elevar la relación del cliente con el banco. Es decir, las entidades exigirán condiciones adicionales a la aportación dineraria como, por ejemplo, la domiciliación de la nómina o pensión, los recibos o la contratación de otros productos como seguros o fondos. Una de las ofertas que mejor ejemplifica esto es el depósito Fidelidad Captación de Unicaja. En principio, esta entidad ofrece un interés del 0,49% a seis meses o un año para las nuevos clientes. No obstante, la remuneración puede alcanzar hasta el 1,46% TAE si se domicilia la nómina (importe mínimo de 1.000 euros al mes) o pensión (500 euros) y se cumplen más condiciones. Por contratar una tarjeta de crédito y tener un consumo mínimo de 1.200 euros (en seis o 12 meses, dependiendo del plazo del depósito), se añaden 25 puntos básicos. Si se suscribe alguno de los seguros (hogar, vida, desempleo o de accidentes) con un aportación mínima de 200 euros, se suman 50 puntos básicos. Y todo lo anterior se completa con otros 75 puntos básicos adiciones si se contrata de un fondo de inversión desde 18.000 euros o por aportaciones al plan de pensiones por al menos 6.000 euros. Las tres vinculaciones anteriores han de realizarse durante los 60 días naturales anteriores a la contratación del depósito y han de mantenerse durante el periodo de duración del mismo.

Popular también comercializa depósitos de alta vinculación como el Bonificado Nómina a 13 meses que entrega hasta un 1,25% siempre que se domicilie la nómina o pensión por importes mínimos de 600 y 300 euros, respectivamente, y tres o más recibos del hogar.

La otra opción, para los que no quieran una vinculación tan fuerte, es apostar por los depósitos estructurados, cuya comercialización ha caído en los últimos meses por la débil evolución de la renta variable. Popular y Sabadell son dos de los bancos que cuentan con productos de estas características y conceden hasta un 1,3% y un 1,35%, respectivamente. En el caso de la entidad que preside Ángel Ron, la remuneración final dependerá de la evolución de las acciones de Telefónica y Vodafone (si al vencimiento el precio de los títulos se mantiene o es superior, el banco dará un 1,3%, pero si es inferior el tipo baja al 0,2%). Por su parte, la entidad catalana toma como referencia la teleco española y la petrolera francesa Total.

El resto de ofertas bancarias la completan entidades como Bankinter, que entrega un 0,35% a 12 meses; Cajamar que concede hasta un 0,30% con Alfa Depósitos para plazos de entre 24 y 36 meses o su Depósito Bienvenida que a partir de los 60.100 euros remunera un 0,3% para plazos entre 15 o 18 meses. Por su parte, Abanca da hasta un 0,20% con el Depósito Libre a 15 meses; los depósitos Gasol de Popular a 6, 12 y 18 meses ofrecen entre un 0,15% y 0,25% y el depósito a 13 meses de BBVA, un 0,3%. También existen productos en especie como los de Bankia y Kutxabank.En lugar de remunerar en efectivo, condecen productos de su catálogo, estrategia que solía reservarse a las cuentas regalo.

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Broker confiable!

Like this post? Please share to your friends:
Todo sobre opciones binarias
Deja un comentario

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: