La paradoja del yen en el 2020

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Broker confiable!

La paradoja del yen en el 2020

El pasado 13 de agosto una serie de datos económicos llamaron la atención. Estos datos revelaron que la economía japonesa había crecido un +1,0% (y + 4,0% sobre una base anualizada) en el segundo trimestre de 2020.

Además, este fue el sexto trimestre consecutivo en el que la economía japonesa ha crecido. Como consecuencia de estos datos, Japón ha saltado directamente a la cima de la tabla de crecimiento del G7 (con sólo China creciendo a un ritmo más rápido, entre las principales economías del mundo).

Después de décadas de estancamiento, ¿podría la economía japonesa finalmente estar de vuelta en el camino del crecimiento? Y si esto es así, ¿qué significará esto para el Yen, los arquitectos de la recuperación el Primer Ministro Shinzo Abe y el gobernador del Banco de Japón Haruhiko Kuroda?

¿Qué está pasando con el PIB japonés?

Entonces, ¿qué es lo que ha estado sucediendo entre bastidores en la economía japonesa para impulsar este impresionante crecimiento? ¿Es sostenible? ¿Y cómo se compara con los datos históricos del crecimiento del país?

Cuando buscamos en los datos encontramos que hubo contribuciones de los consumidores y la industria. Los consumidores han estado gastando. El consumo de los hogares se incrementó en +0.5% en los tres meses hasta finales de junio de 2020. Podemos ver claramente la fuerte tendencia de aumento en el gasto de los hogares en el gráfico de abajo.

Gasto de los hogares en Japón

El sector empresarial ha contribuido también con un aumento del +0,4% en el gasto de capital y un 2,4% en el gasto empresarial global. Podemos ver claramente la mejora en la confianza empresarial en el segundo gráfico que traza esa métrica frente a la tasa de crecimiento del PIB del país.

Datos del PIB de Japón y de confianza del sector empresarial del país

Ambos indicadores tienen una tendencia más alta y la economía también se está volviendo más productiva, tanto con el PIB nominal per cápita como con la inflación ajustada por habitante. Aunque esos datos necesitan ser vistos a la luz de la población decreciente de Japón.

El desempleo cayó a sólo 2,8% en junio de este año, lo que equivale efectivamente a una condición casi ideal del sector laboral. Pero de manera reveladora, el crecimiento de los salarios permanece en gran parte ausente, como lo ha hecho durante gran parte de la última década.

La inflación, o más bien la falta de ella, ha obstaculizado la economía japonesa durante décadas. La inflación ha promediado efectivamente un 0,00%, por año, en los últimos 20 años.

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Broker confiable!

El Banco de Japón ha fijado una tasa de inflación del 2% anual. Pero a partir de junio de 2020, los precios en Japón crecieron sólo +0.4% por ciento a nivel anual. Como, de hecho, han hecho durante tres meses en sucesión. Por supuesto que esto es ciertamente alentador, ya que no hemos vuelto a la deflación. La tasa de inflación permanece muy por debajo de los objetivos del banco central. No es de extrañar entonces que el BoJ ha empujado hacia atrás la fecha en que espera alcanzar el objetivo del 2% hasta el 2020. Los problemas estructurales en la economía y la sociedad japonesa en conjunto junto con las presiones de la globalización, han mantenido la inflación a la baja.

Cambios estructurales y sociales en Japón

Por supuesto, las tasas de interés en Japón están en territorio negativo como parte de los intentos del BoJ de estimular la economía. Con la esperanza de reducir el ahorro y estimular el gasto entre una población que históricamente ha estado entre los ahorradores más eficientes del mundo. En Japón tradicionalmente han sido las mujeres las que se han ocupado de las finanzas de una familia. En gran medida, las mujeres han sido socialmente excluidas de la mano de obra japonesa ya que siempre se ha esperado que se casen, dejen el trabajo y tengan hijos y que además no regresen al trabajo después de esto.

Pero la demografía de Japón ha acelerado el tan necesario cambio social. Una población en declive y que envejece cada vez más ha significado que las mujeres están ahora volviendo al trabajo y ayudando a impulsar la recuperación. De hecho, ahora hay más mujeres japonesas en el lugar de trabajo que sus contrapartes americanas según datos de la OCDE.

Curiosamente, una de las cohortes más activas de mujeres trabajadoras está en el grupo de edad de 55-64. A partir de mayo de 2020, más del 60% de las mujeres japonesas mayores de edad estaban trabajando o en busca de un trabajo. Esto debe ser aplaudido, pero puede decir más sobre la disminución de los niveles de vida de la generación anterior en Japón que sobre los cambios en las actitudes sociales.

Los datos de Bank of America muestran que una de cada cuatro personas de más 65 años de Japón vive ahora por debajo de la línea de pobreza. Una cifra que es 40% más alta que para la población en general. Pero ya sea por necesidad o por elección, el regreso de las mujeres mayores al sector laboral es uno de los cambios marginales que está marcando una diferencia en la economía japonesa.

Fuerzas externas en la economía de Japón

Por supuesto uno de los pilares de la recuperación «Abeonomic» ha sido el yen débil. Sin embargo, a lo largo de 2020, el yen se ha fortalecido, socavando así la política de exportación de Japón basada en la debilidad del yen.

Tipo de cambio del USD/JPY y Rendimientos del bono del Tesoro de Estados Unidos a 1 años

¿Porque se está apreciando el yen cuando los inversores no reciben ninguna ganancia por mantenerlo en su posición? Y en algunos casos incluso pagan por el privilegio. ¿Qué está pasando aquí exactamente? La respuesta se encuentra en el estatus de los yenes como moneda de reserva, lo que en términos modernos hace que sea un refugio seguro. Claramente, hay un gran debate acerca de por qué el yen ha conservado ese estatus dado el estancamiento de la economía japonesa en los últimos 30 años.

Podríamos discutir durante horas sobre este tema. Pero para decirlo simplemente se reduce a la liquidez. El yen es la tercera moneda más líquida del mundo (después del dólar y el euro). Cien billones de yenes se comercializan diariamente en los mercados de divisas alrededor del mundo. El estatus de divisa de reserva del yen es algo así como una espada de doble filo para las autoridades monetarias japonesas dado que significa que no siempre están en control de su propia moneda. Más bien, el yen es a menudo impulsado por fuerzas externas, es decir por los llamados «espíritus animales» en el mercado. Estas son en gran parte manifestaciones de la codicia y el miedo o apetito por el riesgo y aversión por el riesgo, como se conocen más comúnmente.

El gráfico anterior representa el par USD/JPY (dólar/yen) con una línea azul, frente a un indicador de riesgo clásico, el rendimiento del bono del Tesoro estadounidense a 10 años (mostrado en verde). Se puede ver que los dos instrumentos se mueven en armonía. En períodos de riesgo, los rendimientos de los bonos caen y el yen se fortalece (el tipo de cambio del USD/JPY se reduce) a medida que el capital busca un refugio seguro. Pero cuando el apetito por el riesgo retorna, esos mismos rendimientos de los bonos suben y entonces el yen se debilita una vez más (el tipo de cambio del USD/JPY se incrementa). Si la economía de Japón puede mantener su reciente impulso y la inflación se mantiene en el territorio positivo, entonces las actitudes del mercado hacia la moneda pueden sufrir un cambio sutil y el yen podría llegar a ser visto tal como merece por derecho propio. Y no sólo como un refugio seguro durante las tormentas de los mercados.

Las tensiones recientes debido a Corea del Norte ocasionaron que el yen fuera utilizado nuevamente como refugio seguro y esto ocasionó que el USD/JPY alcanzará un mínimo de $108.724. Conforme esas tensiones retrocedieron, el yen bajo y volvió a cotizarse primero a 109 y luego a 110 contra el dólar. El problema, para el primer ministro Shinzo Abe y el gobernador del BOJ Kuroda, vendría si los flujos en busca de un refugio seguro coinciden con un mayor apetito del mercado por el yen. En ese caso, podemos ver una repetición del tipo de fuerza en el yen que presenciamos en los primeros seis meses de 2020. Si esto persistiera podría detener el lado exportador de la recuperación económica en Japón.

Por supuesto, si la economía japonesa se desploma y su comportamiento vuelve a caer en los malos hábitos que la han perseguido desde finales de los ochenta y principios de los noventa, entonces el yen puede debilitarse una vez más. Irónicamente, eso sería una recompensa por el fracaso, un riesgo económico moral si lo desea. Debido a que el yen más débil probablemente impulsaría el crecimiento de las exportaciones una vez más, proporcionaría suficiente impulso para mantener la economía en estasis, pero no lo suficiente como para resucitar completamente al paciente.

El par USD/JPY se ha movido un 5,4% año hasta la fecha y hay muchas probabilidades de que vamos a ver como continúa la volatilidad y las oportunidades de negociación en este mercado así como en los otros pares del yen durante el resto del año e inicios del 2020 ,seguramente, cuandoShinzo Abe y Haruhiko Kuroda se van a presentar para la reelección.

Por lo tanto, el panoramana para el yen continuará siendo interesante.

El G-7 consigue detener la paradoja alcista del yen

Primera modificación: 18/03/2020 – 13:31 Última modificación: 18/03/2020 – 16:20

Tras un seísmo, un tsunami y una alarma nuclear, cualquier moneda se hubiera desplomado. La de Japón alcanzó su máximo histórico desde la II Guerra Mundial, perjudicando aún más su economía. ¿El motivo? La especulación, según el Gobierno. La decisión del G-7 de intervenir el mercado de divisas ha conseguido frenar el alza desbocada del yen.

Cuando un país es golpeado por un terremoto, un tsunami y una emergencia nuclear, lo normal es que los inversores huyan del país antes de que acabe el temblor y la moneda de ese lugar caiga en picado. En Japón no ha sucedido de tal forma; todo lo contrario: el yen ha llegado a rozar su máximo histórico frente al dólar. Tal es así, que los ministros de Finanzas del G-7 han decidido este viernes unir sus fuerzas para intervenir en el mercado de divisas por primera vez desde 2000 para contener la subida del yen. Han conseguido su objetivo, la divisa nipona ha registrado su mayor descenso en dos años.

Tan sólo 24 horas antes, el panorama era bien distinto. La divisa japonesa se acercaba a máximos históricos, nunca vistos desde la II Guerra Mundial, al situarse en los 76, 52 yenes por dólar. Tras la decisión del G-7, la divisa ha bajado un 3% frente a la moneda estadounidense hasta fijar su cambio en 81,75 yenes.

Los ministros del G-7 han destacado que «el exceso de volatilidad y los movimientos desordenados en los tipos de cambio tienen repercusiones adversas para la estabilidad económica y financiera». La traducción de sus palabras hay que buscarla en el pasado.
Para comprender lo que ha sucedido hay que remontarse a 1995, que es lo que antes que nadie han hecho los especuladores financieros. ¿Qué sucedió en 1995 en Japón? El terremoto de Kobe.

El Terremoto de Kobe o el Gran Terremoto de Hanshin, como lo denominaron los japoneses, sacudió el país con la fuerza de sus 6,9 grados. Murieron 6.434 personas, cifra que no le dice nada al mundo del dinero, y la destrucción dejó pérdidas valoradas en 3 billones de yenes, números más inspiradores para los inversores. Aquel entonces, ocurrió exactamente lo mismo que ha sucedido ahora: el yen se revalorizó históricamente, pasando de cambiarse desde los 100 yenes por dólar a 80 por cada moneda estadounidense, la divisa de referencia. Entonces, se dijo que el motivo principal fue la repatriación de fondos de las compañías de seguros, que deberían pagar las previsibles demandas de indemnizaciones. Los especuladores, han vuelto a subirse a ese carro.

Lo explica el analista Hugo Scopetani, en The Wall Street Journal: “El aumento fue de alrededor del 25% frente al dólar entre enero y abril de 1995 […] y el mercado de acciones, por su parte, se hundió un 20% durante el mismo período en que los inversores particulares e institucionales se retiraron del mercado accionario para reparar los daños sufridos a su propia vida o para comprar los bonos japoneses necesarios para ayudar a la reparación de Kobe», manifestó.

¿Paradoja o especulación?

¿Paradoja o especulación? Pocos movimientos financieros suceden por casualidad. El Gobierno japonés lo tuvo claro el jueves: “Se están produciendo grandes movimientos especulativos, basados en rumores infundados”, aseguró el viceministro de Política Económica y Presupuestaria, Kaoru Yosano. ¿A qué rumores se refería? A los que apuntaban a que se estaba produciendo una repatriación masiva de fondos por parte de las aseguradoras japonesas para poder hacer frente a las enormes primas que deberán pagar a los damnificados del desastre.

De poco sirvieron las abundantes inyecciones de liquidez emprendidas por el Banco de Japón desde el lunes. La última inyección de dinero que trataba de compensar la excesiva demanda de yenes se hizo ayer. Por cuarta jornada consecutiva, inyecto dinero, cerca de 6 billones de yenes (54.534 millones de euros). La inyección de liquidez asciende ya a 309.000 millones de euros. «La negociación entre dólar y yen de ayer fue uno de los cinco movimientos más grandes de la historia en el mercado de divisas», explicó Kathy Lien, directora de monedas de Global Forex Trading, en un informe recogido por Bloomberg. Los especuladores estaban apostando al alza por el yen.

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Retenciones: la Argentina está entre los países del mundo que más presiona fiscalmente al campo y más desalienta las exportaciones

Existe un alto consenso de que la escasez de dólares comerciales ha sido una de las principales limitaciones al crecimiento económico de la Argentina. Varias interpretaciones históricas señalan el “estrangulamiento” de divisas como causa de los ciclos de “stop and go” (algo así como “parar y arrancar”) que recurrentemente aquejan al país.

Pero la Argentina es también uno de los países del mundo que más desalienta las ventas al exterior mediante “retenciones” (técnicamente, “derechos de exportación) impositivas, que recaen fundamentalmente sobre el sector con mayor capacidad de generación de divisas: el campo y la agroindustria.

La renovada batalla en torno de las retenciones es un nuevo capítulo de esa vieja paradoja: presionadas por las bases, las entidades de la Mesa de Enlace del campo iniciarán el lunes un paro de comercialización que se extenderá hasta el jueves, mientras el Gobierno y sus voceros y aliados elevan el tono de sus acusaciones.

Alguien tan cercano a la vicepresidenta Cristina Kirchner como el ex titular de la Agencia Federal de Inteligencia, Oscar Parrilli, declaró que “el campo es responsable de la crisis y estamos orgullosos de que nos ataquen”. Y Juan Grabois, un aliado del kirchnerismo, fue aún más agresivo: “si no barremos definitivamente con estos parásitos –dijo– nunca vamos a tener dignidad”.

Pero es justamente como “parásitos” es que el campo ve a quienes lo exprimen con impuestos.

“Actualmente, el 77% del ingreso del productor termina en manos del Estado, con el 23% restante el productor debe pagar todos los costos de producción, además de volver a invertir y vivir. Esta es una de las razones por las cuales hace más de diez años estamos estancados en los niveles de crecimiento” , señaló Matías Lestani , Responsable del Departamento de Análisis Económico de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), una de las entidades que integran la Mesa de Enlace.

Los derechos de exportación, consagrados por el “Código Aduanero” sancionado en 1980 por la dictadura del llamado “Proceso de Reorganización Nacional”, son una rara avis a nivel mundial. La página estadística del Banco Mundial buscó información sobre 200 países y halló información sobre 96 de ellos, de los cuales en la absoluta mayoría de los casos estos derechos representan 0% o menos de 1% de la recaudación total.

En ese ranking, sólo países como las Islas Solomón, Costa de Marfil, Kazakstan, Kazijistán, Guinea Bissau, Rusia, Bielorrusia recaudaban en 2020 por ese concepto un porcentaje superior al de la Argentina y por ítems exóticos como la exportación de elefantes, metales preciosos o recursos extractivos superabundantes. Para la Argentina, el Banco Mundial informaba que la proporción fue de 6,5%, en 2020.

Sin embargo, según Juan Manuel Garzón, investigador del Ieral de la Fundación Mediterránea, en 2020 las retenciones ya significaron el 9,5% de la recaudación total: aportaron 328.000 millones, de los cuales 279.000 millones (85%) provinieron del campo , más de 200.000 millones de ellos del complejo de la soja y sus derivados industriales. Los complejos cerealeros (maíz, trigo y sus derivados) y oleaginoso (girasol, maní) aportaron unos 45.000 millones y otros productos del agro, como carnes, lácteos, vinos, hortalizas y legumbres, $29.800 millones. Esto es, el rubro más pequeño del agro, aportó por retenciones un pelín menos que el incipiente sector del software y servicios profesionales y 60% más que las exportaciones de la llamada “industria manufacturera”. En dólares, las retenciones aportaron durante ese período poco más de 130.000 millones, de los cuales aproximadamente 100.000 provinieron del campo.

Con todo, las retenciones son apenas uno de los impuestos que deben pagar los productores agropecuarios, para acercarse a esa exacción del 77% en promedio que precisa Lestani.

“Bumper Crop”, como se presenta en Twitter un productor muy respetado por otros productores y observadores del campo, señala que mientras en Estados Unidos un “farmer” paga tres impuestos (15% de impuesto a las Ganancias al gobierno federal, 9% de impuesto a las ganancias al gobierno estadual y un impuesto local cuya alícuota varía según donde esté localizado), su contraparte argentina paga retenciones de hasta 33% sobre su ingreso bruto (no sobre su ganancia, que de hecho puede no existir o incluso ser negativa, esto es, una pérdida), 35% de Ganancia Mínima Presunta, más la tasa de Ingresos Brutos provincial, que paga en cada etapa de su proceso productivo (con lo cual su tasa efectiva es mucho mayor a lo que sugiere su alícuota teórica, pues tiene “efecto cascada”), más Impuesto Inmobiliario, Impuesto a los Combustibles, Impuesto al Cheque, Impuesto de Sellos, amén de que al no existir ajuste por inflación paga más de lo que debería en función de sus ingresos “reales” y no tiene el recurso de hacer una “amortización acelerada” del capital que debe constantemente renovar.

¿Cuál es la situación de los países vecinos? Lestani precisa algunas particularidades al respecto.

En Uruguay, los productores de leche, arroz, frutihortícolas y ganaderos de menos de 1.000 hectáreas reciben la devolución del IVA en las compras de gasoil (insumo esencial para las actividades agrícolas), además de gozar de regímenes tributarios simplificados.

La mayor parte de los insumos agropecuarios están exentos de IVA.

En tanto, los productores cuyo activo no supere los USD 1,6 millones están exentos del “Impuesto al Patrimonio” y el Impuesto a las Ganancias sobre el agro recae mayormente sobre la venta de Bienes Agropecuarios, con una tasa máxima de 2,5 por ciento.

En Brasil, competidor mundial de importancia, en la década del noventa se eliminaron los impuestos a la exportación , lo que resultó en una expansión del área de producción y un aumento de la inversión que contribuyeron a llevarlo al podio de los exportadores de alimentos del mundo, con una cosecha de más de 240 millones de toneladas y ventas externas de más de 100.000 millones sólo en alimentos.

Cuando en Brasil hubo un amago de reimplantar las retenciones a la exportación la Confederación de Agricultura y Ganadería de Brasil (CNA) logró reunir un amplio espectro legislativo que se opuso bajo el lema: “Los productores de Soja son la Locomotora” y así pararon la iniciativa.

Gustavo Oliverio, de la Fundación Producir Conservando, recordó trabajos del economista Juan José Llach donde se observa claramente que la presión fiscal total de la Argentina es de las más altas del mundo, con el agravante de que los llamados “impuestos distorsivos” (aquellos que afectan artificialmente las decisiones de asignación de recursos) representan en la Argentina el 11,1 % del PIB, mientras que en Brasil solo el 6,6% y en Chile y Uruguay son menores al 1% .

Volviendo al caso específico de las retenciones, un trabajo realizado por Garzón en octubre pasado, partiendo de los datos del Banco Mundial, actualizando los de Argentina y asumiendo que no ha habido cambios importante de política tributaria en otros países del ranking de “retencionistas”, nota que ya en 2020 se acercaba al podio mundial, superada por solo por las Islas Solomon, Rusia, Costa de Marfil y Kazajistán. Con el aumento de retenciones que por decreto instituyó el gobierno de Alberto Fernández en diciembre pasado más el reciente retoque de 3 puntos más a la soja, el principal cultivo del campo argentino, el país ya superó a Kazakistán y Costa de Marfil, para subirse al podio de aquellos cuyo ingreso fiscal más depende de este impuesto contrario a la generación de divisas. Para hacer aún más visible la tara de las retenciones, Garzón exhibió en su cuenta de tuiter un mapa de los países con derechos de exportación cuya alícuota supera el 1% del bien cuya de exportación el Estado “retiene” una tajada fiscal. El mapa es altamente ilustrativo.

Mientras, el campo y el Gobierno marchan a otra confrontación. Los precios internacionales ya no son lo que eran en la rebelión chacarera de 2008 y la economía argentina se acerca a cumplir dos años de recesión. Difícilmente un nuevo enfrentamiento contribuya a superarla.

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Broker confiable!

Like this post? Please share to your friends:
Todo sobre opciones binarias
Deja un comentario

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: