La psicología como estrategia

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Broker confiable!

LA PSICOLOGÍA PUBLICITARIA

En este artículo vamos a hablar de la psicología Publicitaria, una de las ramas de la psicología, la cual estudia las características y los efectos que la publicidad causa en el público. Esta rama de la psicología es un campo de estudio y de aplicación interdisciplinaria, en el cual convergen los intereses del consumo con la psicología, siempre entorno a las variables que permiten explicar y predecir con mayor exactitud las tendencias psicológicas del acto de consumo y teniendo en cuanta la persuasión, la influencia y todos los medios de comunicación.

La psicología publicitaria se basa en estrategias de publicidad, como son estas:

  • Mecanicista: Esta estrategia de publicidad es el condicionamiento vía repetición de slogan o imagen que desencadenaría la reacción de compra
  • Persuasiva: Esta estrategia de publicidad brinda información caracterizando atributos del producto y lo compara con la competencia, también acentúa una solución superior a sus competidores. Por otra parte la creatividad se basa en el sentido común en intuición y el sujeto es considerado un sujeto racional.
  • Proyectiva: Esta estrategia publicitaria es la que acude a cambios culturales y estilos de vida del sujeto. También presenta modelos coincidentes con intereses y opiniones.
  • Sugestiva: Esta estrategia de publicidad es la que busca indagar en lo que genera ansiedades, angustia, temores, etc. También toma aportes de psicoanálisis y ofrece un producto mágico como una forma de solución transaccional.

Como pueden ver la psicología publicitaria es la que se encarga de estudiar todo esto y según las investigaciones, las características que contribuyen al éxito de las campañas publicitarias son estas:

  • Características del anuncio: En esta parte de la campaña publicitaria es donde se elige el color, la tipografía y las imágenes.
  • Repetición: Para el éxito de una campaña publicitaria es necesario que el anuncio se repita un gran número de veces.
  • Precio: Aunque el precio es importante, no tiene por qué ser el precio más bajo el que se venda más, aquí también influye el consumidor y el posicionamiento.
  • Canal: Este medio es el más utilizado para transmitir el anuncio, puede ser radio, tv, prensa, etc. Para el éxito en la campaña publicitaria es necesario fijarse en los horarios de transmisión y en las ubicaciones.

Cómo usar la psicología inversa en el amor: 6 estrategias

Muchas personas creen que el amor es algo que surge de manera espontánea y que no se puede controlar. Pero la realidad es que si aprendes a usar adecuadamente la psicología inversa en el amor, incrementarás mucho tus posibilidades de hacer que alguien se enamore profundamente de ti.

Esa persona especial no está fuera de tu alcance, si aprendes cómo manipular su mente de manera sutil pero eficiente.

¿Cómo utilizar la psicología inversa en el amor?

Aquí hay seis actitudes o pasos de psicología inversa en el amor que debes seguir de manera secuencial para lograr que cualquier persona pase de no saber que existes a estar locamente enamorada de ti.

El truco, como en todo, es tener paciencia. Un movimiento en falso puede tumbar toda la estrategia, así que no te desesperes.

1. No le des señales de que te gusta

Lo primero y más importante que debes entender, si quieres aprovechar la psicología inversa en el amor, es que la otra persona no debe darse cuenta de lo mucho que te gusta. Tiene que parecer que te es lo más indiferente posible.

Si estás tratando de ligarte a alguien con quien de entrada tienes pocas posibilidades, es mejor que seas discreto con tus sentimientos. Si esa persona ya sabe que te gusta y te ha rechazado, es necesario que le hagas creer que ya perdiste el interés en él o ella.

Si es tu caso, antes de comenzar, procura alejarte un poco y tomar actitudes más relajadas. Eso sí, sin dejar de ser amable.

2. Averigua cuáles son sus prioridades en una pareja

El segundo reto de la psicología inversa en el amor es que al mismo tiempo que finges indiferencia, tienes que averiguar todo lo que puedas sobre la persona a la que quieres enamorar:

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Broker confiable!

  • ¿Cuáles son sus intereses principales?
  • ¿Cuál es su idea de una pareja ideal?
  • ¿Qué tipo de libros, películas y música le gusta?
  • ¿Cómo han sido sus experiencias con sus parejas pasadas?

Todo esto te ayudará a generar un mapa mental de los requisitos que necesitas cumplir para comenzar a gustarle y que eventualmente se dé cuenta de que eres “material de noviazgo”.

3. Demuéstrale que cumples todos los requisitos

Por ejemplo, si le gustan las personas fitness, hazle notar que vas a gym y que te cuidas. Si te enteras de que su expareja le fue infiel, comenta de manera casual lo importante que es la lealtad para ti. Si le gusta el arte, menciónale que acabas de ir a una exposición de su pintor favorito.

Claro, todo esto sin que se note que lo dices para llamar su atención. Tiene que ser una conversación casual, como si no supieras que todas esas cosas se adaptan a la perfección a lo que quiere y espera de una pareja.

Este paso es el que toma más tiempo y el que requiere más paciencia. No esperes que se dé cuenta de que a los dos les gusta el mismo grupo de indie rock alternativo y caiga en tus brazos de inmediato solo por eso.

Tienes que ir construyendo poco a poco una red de asociaciones positivas en su cabeza. Te darás cuenta de que está funcionando cuando él o ella comienza a buscarte más. Allí ya tienes su interés, pero eso no significa que tengas su amor, así que no te apresures.

4. Deja que te busque y recházale las primeras veces

La psicología inversa en el amor hará que eventualmente sea la otra persona la que te busque. Pero este no es el momento de tirar todo tu esfuerzo por la borda y confesarle que en el fondo siempre te ha gustado.

Por difícil que sea, debes seguir fingiendo algo de indiferencia. El punto es que no muestres interés, pero también es importante que no mandes mensajes que “cierren las puertas”. O sea, en tu actitud de “no me gustas”, lanza también un muy sutil “podrías gustarme”.

Si te invita a salir o quiere pasar más tiempo contigo, recházale con amabilidad; por ejemplo, puedes decir que ya tienes otros planes. Pero cuídate de no desalentarle al grado de que ya no lo siga intentando. Acepta la salida a la tercera o cuarta invitación.

5. Insiste en que no serían “buena pareja”

Aquí ya puedes demostrarle tu interés. Pero también, más que nunca, tienes que manifestar que lo suyo es una especie de “amor imposible”. Ya que la atracción sea obvia, pon de por medio algún pretexto por el cual “no serías una buena pareja”.

¿Por qué? Porque a las personas nos encantan los retos y además hemos visto cientos de historias en el cine y la literatura que nos enseñaron que los romances difíciles son los mejores. Básicamente, tienes que darle su historia.

Recuerda que debe tratarse de una circunstancia superable. Por ejemplo:

Nos gustamos mucho, pero creo que no deberíamos estar juntos porque me han lastimado mucho en el amor.

En realidad me gustas, pero me resisto a estar contigo porque creo que te mereces algo mejor.

Esto le dará un motivo para comenzar a buscar activamente tu amor, pensar en ti todo el tiempo y caer en un enamoramiento definitivo e irrevocable hacia ti.

6. Hazle creer que tú eres quien está cediendo

¿Recuerdas cómo al principio tú eras quien buscaba el amor de la otra persona y ella no cedía? Pues ahora esa persona es la que está buscando el amor de alguien que no cede. Le has dado por completo la vuelta a la situación gracias a la psicología inversa en el amor.

Pero como obviamente tu intención desde el inicio era estar juntos, ya puedes dejar de hacerte de rogar. Dile que “le darás una oportunidad” y procura que sea un momento épico que no pueda olvidar.

¿Qué es la psicología inversa? Ejemplos

La psicología inversa es una técnica de manipulación que busca promover una conducta mediante la indicación opuesta.

Por ejemplo, si un niño es muy propenso a llevarle la contraria a sus padres, una forma de que se coma sus verduras es simplemente decirle que no coma más verduras.

Si queremos gustarle a una persona muy atractiva, podemos llamar su atención fingiendo que no nos gusta en absoluto. Esto se hace porque está acostumbrada a gustarle a todo el mundo y, cuando alguien no reacciona así, ese alguien le resulta de inmediato más interesante.

¿Cómo hacer para que un hombre se enamore de ti con la psicología inversa?

Muchos hombres están dispuestos a tener una relación casual tipo “amigos con derechos” con la mayoría de sus conocidas. Pero no quieren enamorarse ni tener algo más serio.

Una buena estrategia es seguirles el juego. Mantente en la postura de que tampoco quieres nada serio, pero ve demostrándole con detalles y gestos sutiles que, de hecho, serías su pareja ideal y no necesita estar con nadie más que contigo.

Si sigues los pasos que te hemos dado arriba, antes de que te des cuenta, será él quien se enamore locamente y quiera formalizar.

Frases de psicología inversa en uso

Algunas frases de psicología inversa en el amor con las que puedes dejar al otro pensando en ti son:

  • Créeme, es mejor que no sepas lo que hay en mi corazón.
  • Estoy convencido(a) de que no soy tu tipo.
  • Puedo pasarla bien con otras personas, pero mi corazón está muy lastimado y ya no puedo enamorarme de verdad.

¿Cómo usar la psicología inversa para hombres infieles?

Algunas mujeres, en lugar de terminar la relación, buscan la manera de que su pareja deje de ser infiel. Si quieres usar la psicología inversa para que deje de ver otras mujeres, tendrás que:

  • Hacer que realmente crea que no te importan sus aventuras con otras (es la parte más difícil).
  • Darle en casa todo lo que podría estar buscando afuera (sexo, reconocimiento, mimos, etcétera).
  • Dejarle claro que, en el fondo, no lo necesitas para ser feliz y que podrías irte con alguien mejor en cualquier momento.

Esto lo hará darse cuenta de que no hay mujer mejor que tú. Reaccionará y comenzará a enfocarse solo en ti.

¿Cómo usar la psicología inversa para recuperar a tu ex?

Es muy sencillo. Haz que se entere de lo genial que lo estás pasando sin él o ella. Tiene que pensar que a ti no te interesa volver. Así se dará cuenta de lo que perdió y te buscará para una reconciliación.

¿Cómo usar la psicología inversa en una ruptura?

Si quieres evitar una ruptura, puedes recurrir a la psicología inversa de tal forma que parezca que la separación fue idea tuya. Así harás que tu pareja intente reconciliarse, especialmente si tiene la manía de siempre llevarte la contraria.

¿Cuál es el mejor manual de psicología inversa?

Aquí te dejamos 3 publicaciones de psicología inversa para que las aproveches en todos los aspectos de tu vida:

Esperamos que este artículo haya resuelto tus dudas sobre la psicología inversa en el amor. Si tienes inquietudes o comentarios, ¡no dudes en compartirlas con nosotros!

Psicología del Consumidor: Factores y Toma de Decisiones

La Psicología del consumidor estudia cómo las personas toman decisiones sobre qué compran, necesitan, quieren o cómo actúan en torno a un producto, servicio, o marca. Todo esto es de vital importancia para las empresas, pues serán estas variables las que guíen sus estrategias de mercado.

En resumidas cuentas, la Psicología del consumidor es el estudio de cómo las personas toman decisiones sobre qué compran, qué necesitan, qué quieren o cómo actúan en torno a un producto, servicio, o marca.

Un ejemplo que pone de manifiesto el alcance del análisis que la Psicología del consumidor requiere lo hallamos en los productos sin gluten, que en España han encontrado su punto álgido en empresas como Mercadona o, más recientemente, supermercados Día.

Estas compañías que acabamos de nombrar han empleado las herramientas adecuadas para hallar una necesidad a través de la monitorización de los hábitos alimenticios en la población y llenar así un vacío en el mercado, marcando una diferencia a la que otras empresas no han prestado atención.

Los cuatro factores para entender al consumidor

Existen cuatro factores esenciales que debemos tener en cuenta para entender el comportamiento del consumidor: las variables conductuales y cognitivas, las personales, las sociales y las culturales. Veamos con más detenimiento cada una de ellas:

Los factores cognitivos y conductuales

Estos factores hacen referencia, sobre todo, a cómo las personas procesamos la información del día a día y cómo nos comportamos en torno a ella; es decir, ¿compramos determinado producto porque nos llama la atención el slogan de la marca? ¿dicho slogan nos incita a comprarlo?

Hay que tener en cuenta también las diferencias entre sexos, pues hombres y mujeres tienen, cada cual, su forma de percibir y a atender a estímulos; por ejemplo, a la hora de procesar el color.

Sin embargo, aún hay controversia en ese aspecto y no está del todo claro (Barbur, 2008); lo que sí está claro es que, a pesar de esto, los productos destinados a hombres son de una determinada manera mientras que aquellos dirigidos a público femenino son de otra.

Factores personales

Los factores personales, también denominados en Psicología diferencias individuales, son los que hacen que a cada persona, por ser quien es e independientemente de su edad, sexo, cultura o lugar de origen le guste un producto determinado y no otro; es decir, los factores personales son aquellos que se rigen por nuestra personalidad.

Por ejemplo, a una persona fanática de los videojuegos no le importará gastarse una cantidad ingente de dinero en su hobby, mientras que otra persona totalmente desinteresada por ellos ni se plantea gastarse una mínima parte de su salario en ellos y decidirá dedicar ese dinero a otros productos.

Por supuesto, la edad es una variable a tener en cuenta a la hora de estudiar el Comportamiento del Consumidor; sin embargo, ¿a cuántas personas mayores les gusta el mundo de los cómics, por ejemplo, algo tradicionalmente reservado para generaciones más juveniles? Es por ello que el análisis de la edad, el sexo o la cultura de origen nos pueden conducir a error.

Factores sociales

Los factores sociales son críticos para entender el comportamiento del consumidor, máxime en la era de la información en la que nos encontramos sumergidos y con las redes sociales en plena ebullición. El social influencer de una persona puede, desde luego, ser un usuario de Instagram, pero también puede ser un miembro de la familia.

También puede ser un grupo de referencia para el individuo (llamado exogrupo), con el que éste se quiera identificar o verse reflejado. Asimismo, también puede ser una clase social con todo lo que ésta implica: ingresos de dicha clase, nivel de vida, estética de las personas pertenecientes, nivel educacional, etc.

Como vemos, los factores sociales son muy diversos y muchas veces son los más difíciles de analizar a la hora de trazar una estrategia de Marketing. No obstante, es muy importante tenerlos en cuenta, sobre todo a la hora de producir un anuncio publicitario en el que, por ejemplo, aparezca una celebridad de influencia en la actualidad como protagonista.

Factores culturales

La cultura no deja de ser una influencia a nivel social. Los factores culturales son de especial interés para las compañías, sobre todo a la hora de adaptar productos a determinados mercados muy específicos o diseñar estrategias de marketing a nivel internacional.

Por ejemplo, si queremos adaptar un producto norteamericano a la población española, tendremos que tener en cuenta el modelo cultural de Hofstede, el cual determina, según una serie de puntuaciones (individualismo-colectividad, masculinidad-feminidad, incertidumbre-certeza, etc) en qué aspectos difieren una cultura de otra.

El modelo cultural de Hofstede es uno de los más utilizados por los especialistas en Marketing y tiene especial interés a la hora de adaptar precios a diferentes mercados, elaborar anuncios publicitarios, segmentar a la población o elegir a qué sector vamos a dirigir nuestro producto.

El proceso de toma de decisiones de un comprador

Podemos decir que el producto que compramos es solo la punta del iceberg de todo un complejo proceso cognitivo de toma de decisiones que ha tenido lugar en nuestro cerebro y al que, cotidianamente, rara vez le prestamos atención. Sin embargo, atender a estas reacciones internas puede hacer de nosotros unos consumidores más responsables y conscientes en nuestro día a día.

El grupo de investigación de Engel, Blackwell y Kollat desarrollaron un modelo en 1968 que, a día de hoy, aún se considera el más acertado a la hora de explicar nuestro comportamiento como compradores.

Cuando hablamos de este modelo, tenemos que imaginárnoslo como un ciclo en el que el último paso da nuevamente lugar al primero a través de un mecanismo de feedback.

Dicho esto, pasemos a analizar por qué consumimos lo que consumimos:

Estado de necesidad y reconocimiento de la misma

Aquí se habla del momento en que nos damos cuenta de que necesitamos algo que no tenemos, y que dicho estado de necesidad («qué hambre, tengo el estómago vacío») difiere de nuestro estado ideal («estaría mucho mejor si pidiese una pizza a domicilio»).

Sin embargo, el hecho de que necesitemos algo (o, más interesante aún, de que nos creen una necesidad) no tiene por qué culminar en una compra segura. El precio del producto o la disponibilidad o facilidad de adquisición tiene que ser vista como aceptable por el consumidor, en una escala subjetiva de importancia que este atribuye a esa necesidad (¿es cuestión de vida o muerte? ¿es simplemente un capricho?)

Por ejemplo, si queremos que un albañil nos cambie el suelo de nuestra casa por otro más bonito (situación o estado ideal) pero el presupuesto que nos da es muy elevado (inaccesibilidad al servicio o producto), veremos la situación como inaceptable y nos decantaremos por quedarnos como estábamos. En este caso, una necesidad no culmina en compra.

El hecho de darnos cuenta de que necesitamos algo en concreto puede estar causado por diversas razones. Una clasificación muy conocida es la pirámide de necesidades de Maslow, en cuya base se encuentran las necesidades fisiológicas básicas para escalar hasta la cumbre, donde se sitúa la autorrealización del ser humano.

Búsqueda de información

Una vez hemos identificado la necesidad, es hora de buscar una solución a este estado de «malestar» que nos genera esta carencia. La información que se buscará será proporcional a la importancia de la que dotemos a la necesidad que tenemos (por ejemplo, comprar un ordenador nuevo requiere de un proceso de toma de decisiones mucho más selecto y complejo que pedir pizza a domicilio).

También es posible que nos saltemos este segundo paso en el proceso: por ejemplo, si la necesidad identificada es sed, raramente nos pondremos a elucubrar sobre qué marca de agua es la más adecuada para suplir nuestra carencia.

La opinión que nos formamos del producto que necesitamos implica tanto factores internos (la memoria del consumidor y la relación que tuvo con productos anteriormente comprados) como externos (información que este encuentre en la Web, en revistas, del boca a boca).

Evaluación de alternativas

Cuando hemos reunido la información en nuestras cabezas, evaluamos las diferentes opciones de compra que se nos presentan y elegimos cuál es la que más se adapta a nuestras necesidades (también a nuestro bolsillo, claro).

Cada persona tiene su criterio y cada uno le aportamos más peso a unas características que a otras. Por ejemplo, hay personas que prefieren el prestigio de determinada marca en lugar de un bonito diseño del producto, o hay quien se decanta más por un acabado perfecto que por los «extras» que el producto pueda presentar, como en el caso de un coche.

La decisión final

Podemos decir que esta fase es la hora de la verdad, en sentido de que nuestros pensamientos y nuestra conducta se dirigen al objetivo de comprar finalmente el producto. Por supuesto, esta decisión se hará en base a las fases anteriormente descritas y puede estar afectado por factores como la experiencia en tienda o una buena política de devolución.

Últimamente se está cuidando mucho más la estética de los establecimientos y detalles que pueden pasar desapercibidos (el ambientador, la temperatura o la iluminación) cada vez se tienen más en cuenta. Esto es algo que podemos comprobar en nuestra vida cotidiana, y es que todos nos habremos percatado del olor tan característico de tiendas como Stradivarius.

También, el trato que los vendedores proporcionan al público, los colores de las paredes de la tienda en cuestión o la rapidez de las colas en la línea de caja son cuestiones muy importantes a la hora de que el establecimiento nos deje un buen recuerdo en nuestra memoria, recuerdo que sin duda será evocado en futuras ocasiones.

Tampoco podemos olvidar que los estímulos negativos nos condicionan mucho más que los positivos, y que basta una mala experiencia en un establecimiento para que decidamos no volver a pisarlo jamás.

Comportamiento post-compra

Si bien la fase anterior era el último escalón en el proceso, esta es la decisiva, y es aquí donde podemos sentirnos satisfechos con el producto que acabamos de adquirir o decepcionados, lo que hará que repitamos o no.

La evaluación o valoración que hacemos después de la compra tiene consecuencias muy importantes para las empresas porque crea fidelidad por parte del cliente, algo deseado por cualquier compañía.

Desde luego, con Internet en las manos no podemos subestimar el poder de un cliente enfadado, triste o decepcionado con determinada marca y con el poder por parte de este para dañarla.

Un ejemplo de esto lo encontramos en TripAdvisor, donde podemos puntuar de forma negativa el restaurante al que acabamos de ir, haciendo que otros potenciales clientes se piensen si poner un pie o no en ese establecimiento.

En resumen, y como ya hemos mencionado anteriormente, tener conciencia de este proceso nos puede hacer unos consumidores mucho más responsable, así como evitar comportamientos impulsivos hacia las compras o dejarnos llevar por el slogan de una compañía sin pararnos a analizar antes si de verdad necesitamos ese producto o es mero capricho.

De este modo, le sacaremos más partido a nuestras compras y evitaremos el sentimiento de culpa que a veces nos invade cuando percibimos que compramos o que gastamos mucho dinero en determinado producto de forma innecesaria.

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Broker confiable!

Like this post? Please share to your friends:
Todo sobre opciones binarias
Deja un comentario

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: