Que son los CDFs o contratos por diferencia

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    2do lugar! Broker confiable!

CFDs; Contratos por diferencias

Cuando se trata de invertir nuestro dinero son muchos los productos que se ponen a nuestra disposición. Sin duda uno de los productos estrella del momento son los contratos por diferencias, conocidos con la siguiente abreviatura: CFDs.

Las ventajas que ofrece este producto son muchas, entre ellas podemos destacar el alto apalancamiento que ofrece, lo cual supone un empujoncito extra para hacer crecer el capital de los inversores.

Glosario del contenido del artículo:

Brokers regulados y seguros para invertir en CFD

Broker CFD Características Abrir Cuenta
Broker con cuenta demo gratis sin depósito
Mínimo depósito de solo 10 euros
Regulado por CySEC licencia 247/14
Opciones digitales y Opciones Clasicas
Nuevo:Criptomonedas y Forex
Leer Reseña
Abrir cuenta
Broker totalmente regulado por la FCA
Opciones binarias, Forex y CFDs
TraderPro, MT4 y Binary
Educación y seminarios gratis
Leer Reseña
Abrir cuenta
Incluye operaciones de Forex y CDFs
Mínimo de deposito de 100$
Broker regulado por CySEC 199/13
Invierte en 15+ Criptomonedas
Leer Reseña
Abrir cuenta
Advertencia de riesgo: «Producto difícil de entender, la CNMV ha determinado que no es apropiado para los inversores minoristas debido a su complejidad y el alto riesgo que involucra».

¿Qué son los CFDs?

Los CFDs son un producto derivado cada vez más extendido a nivel mundial, y en concreto en nuestro país. Al ser un mercado apalancado permite al inversor invertir más cantidad de capital del que tiene disponible y eso le ayuda a que sus beneficios puedan ser mucho más cuantiosos.

No obstante, hay que advertir que el apalancamiento puede llegar a ser peligroso sino aprendemos donde están nuestros límites.

Como en cualquier operación a veces se gana y a veces se pierde, de eso no ninguna duda. Por tanto, en caso de pérdida hay que estar seguros de que podremos solucionarlas, debemos tener capital suficiente para cubrir las pérdidas ya que si no existe el riesgo de endeudamiento.

Los contratos por diferencia, al igual que el resto de productos derivados, toman como referencia a los activos subyacentes. Esto significa que se pueden utilizar los CFDs para invertir en materias primas, índices, valores y pares de divisas extranjeras. Para invertir en las tendencias del mercado los contratos por diferencia son una buena opción a tener en cuenta.

El CFD es un contrato por el cual se intercambia la diferencia entre el precio del instrumento en la apertura del contrato y el precio al momento del cierre. Este tipo de producto derivado fue creado en la década de 1950 en Reino Unido por los fondos de inversión libre, con el objetivo de tener acceso a negociaciones con un alto nivel de apalancamiento.

Se empezaron a comercializar en nuestro país, España, en el año 2007 y desde entonces los Contratos por Diferencias se han convertido en una opción muy interesante para incluirla en el portafolio o cartera de inversión.

Se trata de un instrumento derivado que no cotiza en un mercado organizado por lo que nos ofrecen más flexibilidad a la hora de operar y se convierten en un producto de fácil acceso para los operadores particulares.

Características de los CFDs

Los CFDs son instrumentos financieros cuyo valor depende del precio otros activos subyacentes, al igual que ocurría con las opciones binarias. El resultado de la operación la obtenemos por la diferencia entre el precio de apertura y de cierre de la inversión.

Su apalancamiento es bastante elevado lo que nos permitirá aumentar notablemente los rendimientos finales. Por otro lado, la principal diferencia respecto a las operaciones binarias es que en los Contratos por Diferencias no tenemos que fijar plazos de vencimiento para las operaciones, lo que significa que podremos abrir y cerrar la posición en el momento que creamos conveniente, cuando hayamos acumulado los beneficios deseados o, en caso de exponerse a riesgos, cerrar la posición con la intención de limitar las posibles pérdidas.

A continuación, vamos a resumirte las principales características de los CFDs:

  • Su apalancamiento financiero. Permiten aumentar las posibilidades de obtener mejores rendimientos. A cambio será necesario realizar un depósito inicial a modo de garantía en el momento de abrir la posición. Este depósito suele ser reducido.
  • Opción de operar a la baja. En los mercados habitualmente se opera al alza, pues siempre se busca el beneficio con el aumento de los precios. Sin embargo, operar a la baja también puede traernos unas buenas ganancias si sabemos aprovechar el momento. Al igual que ocurre con las opciones binarias los CFDs nos permiten conseguir beneficios ya sea en mercados alcistas como bajistas, así que cuando los precios caen también podrás conseguir tu recompensa.
  • Sin periodos de vencimiento. Cómo ya hemos dicho, otra característica muy interesante de los Contratos por Diferencias es que no hay que establecer ningún periodo de vencimiento para el contrato. Esto significa que podremos abrir una posición en un determinado momento y cerrarla cuando nos parezca mejor.

¿Qué ventajas tienen los CFDs?

Una de las ventajas de este producto derivado es que las operaciones no tienen una fecha de expiración previamente establecida, es decir, que cuando abrimos la operación podemos decidir el momento que creamos más oportuno para ponerle fin.

De este modo el inversor tiene la posibilidad de mantener una posición operativa todo el tiempo que le convenga para obtener los beneficios deseados o, en un momento dado, cerrarla para evitar las pérdidas.

También es bueno saber que si las empresas se reparten dividendos el inversor también podrá cobrarlos mientras tenga las posiciones activas. Lo quieras o no, es una forma más de ganar un dinero extra mientras hacemos trading con los contratos por diferencias.

Este producto puede utilizarse para invertir en intradía, aunque como he comentado antes lo más idóneo es utilizar los contratos por diferencia para invertir en las tendencias del mercado.

Para invertir en CFDs lo tenemos muy fácil, a través de las plataformas de comercio online será rápido y sencillo beneficiarte de las ventajas de este producto. Tendrás la posibilidad de invertir en divisas, índices, acciones, materias primas e incluso en bonos.

Los CFDs ofrecen al inversor la posibilidad de invertir en ambas direcciones del mercado, así que tendrán la oportunidad de abrir posiciones con tendencia al alza y posiciones con tendencia a la baja. De hecho es un producto que surgió para dar apoyo en las carteras de inversiones, de ahí la libertar para abrir operaciones en ambas tendencias.

Tuvo tanto éxito en su momento que a día de hoy se ha convertido en un producto más para darle rendimiento al capital. Sí te interesa conseguir dinero a corto plazo los contratos por diferencia serán una elección muy acertada.

No obstante, no hay que olvidar que de un día para otro estas operaciones tienen unos intereses. Por tanto, hay que saber que para que una inversión sea rentable las ganancias deben de estar siempre por encima de estos intereses.

Los intereses por norma general toman como referencia el Euribor + 3 anual, aunque conviene comprobar los intereses que exige cada bróker para elegir el que más se adapte a nuestras necesidades. Los CFDs son un producto relativamente nuevo en las plataformas de trading online pero sí sabemos dónde buscar podremos encontrar estos derivados sin ningún tipo de problema.

Ha quedado demostrado que los contratos por diferencia además de un producto de apoyo en las carteras de inversión es también un buen producto para invertir en exclusiva. Sin embargo, sí te recomiendo que diversifiques tu capital en distintas operaciones para conseguir disfrutar de cierto equilibrio en tus inversiones.

Operar en CFDs a través de entidades bancarias

Para aquellos que no estén muy familiarizados con las inversiones en contratos por diferencia y no quieran arriesgarse en plataformas de trading a través de Internet pueden recurrir a las entidades financieras.

En la actualidad no hay demasiados bancos que ofrecen este tipo de producto derivado en sus opciones de inversión pero algunos hay, y se prevé que con el tiempo el número de entidades financieras que ofrezcan CFDs crezca dada su popularidad.

¿Qué son los CFDs?

Los CFDs o contratos por diferencia son un producto financiero desarrollado para poder invertir, disfrutando de todas las ventajas de la compra de acciones, divisas, materias primas,… pero sin la necesidad de adquirir físicamente la propiedad de esos instrumentos. El inversor se adhiere a un contrato de CFD al precio vigente en el momento de la apertura de una posición y recoge un beneficio o asume una pérdida al cerrar la posición si el precio avanza a su favor o en su contra respectivamente.

Los CFDs son instrumentos derivados de los denominados OTC o “over the counter” debido a que no cotizan en un mercado organizado. Los CFDs son emitidos por entidades financieras, en este caso brokers online, que deben estar legalmente autorizadas para ello. Más info: ¿Qué es un Broker?.

En sus orígenes eran accesibles solamente para inversores institucionales pero con el paso del tiempo se han convertido en un instrumento de inversión muy popular entre pequeños inversores de todo el mundo, gracias a su gran flexibilidad. Nos permiten una operativa de trading sobre cualquier activo que ningún otro producto financiero alcanza a ofrecernos. Sin embargo, debemos tener en consideración una serie de cuestiones con respecto a su funcionamiento para su correcto manejo que vamos a analizar en este artículo.

¿Cómo funcionan los CFDs?

Como habrás podido deducir, este tipo de contrato es más flexible debido a que no es necesario la compra del instrumento en el que queremos operar puesto que tan sólo se trata de un contrato que replica el precio de ese instrumento. Es tan flexible como que, no solo podemos comprar para luego vender, sino que también es posible vender un activo sin poseerlo para luego cerrar la posición con una compra consiguiendo así la posibilidad de obtener beneficios tanto en las fluctuaciones del precio del instrumento al alza como a la baja.

Vamos a explicarlo en detalle:

– Con los CFD, el inversor puede abrir una posición de compra (se denomina “ir en largo“) y posteriormente cerrar la posición mediante la venta. Si el precio del valor que está comprando aumenta entre la apertura de la posición y su cierre recogerá beneficios y si ha disminuido asumirá una pérdida.

– El inversor también puede abrir una posición de venta (se denomina “ir en corto“) y cerrar la posición posteriormente con una compra si cree que el valor con el que está operando bajará de precio. En este caso tendría beneficios si el precio ha descendido entre la apertura de la posición (venta) y el cierre (compra) o bien asumirá una pérdida en caso contrario.

Vamos a ver ahora otros aspectos importantes que tienen lugar al operar con CFDs:

El apalancamiento

En el punto anterior hemos observado la flexibilidad de los CFDs en cuanto a su operativa, pero esto no es todo. Al operar en CFDs no se tiene la necesidad de desembolsar el precio que supone la inversión en su totalidad sino tan sólo se debe entregar una parte en concepto de garantía. Esto es lo que se denomina como utilizar “apalancamiento”.

Al operar con CFDs, tanto en largo como en corto, lo que hacemos es invertir tal y como si comprásemos o vendiésemos realmente una cierta cantidad de un determinado activo financiero (por ejemplo, 100 barriles de petróleo crudo, 200 acciones de Apple, etc.). La cantidad a invertir o volumen de la operación la podemos adaptar a nuestro nivel de capital. A mayor cantidad, mayor será el posible beneficio o pérdida.

Por ejemplo, si el instrumento en el que queremos invertir cotiza a un determinado precio, vamos a poner 10 euros como ejemplo, y queremos comprar 300 unidades, el precio total de compra serían 3.000 euros. Al operar con CFDs no será necesario desembolsar los 3.000 euros. Normalmente el broker nos solicitará solamente un determinado porcentaje como garantía para abrir la posición.

El nivel de apalancamiento viene determinado por la cantidad que debemos entregar. En este aspecto, cada broker puede ofrecer unas condiciones determinadas que le permita la normativa vigente y suele variar de un instrumento a otro (no es el mismo nivel de apalancamiento el que ofrecen para operar por ejemplo en divisas que el de acciones o materias primas).

ACTUALIZACIÓN: La nueva normativa sobre el trading con apalancamiento aprobada por la Autoridad Europea de Valores y Mercados (ESMA) que ha entrado en vigor el 1 de Agosto de 2020 limita el apalancamiento disponible para clientes minoristas de los brokers con sede en la Unión Europea. El apalancanmiento máximo disponible varía entre 1:30 y 1:2 en función de la volatilidad del activo subyacente:

1:30 para los principales pares de divisas.
1:20 para pares de divisas secundarios, el oro y los índices principales.
1:10 para las materias primas que no sean oro y para los índices secundarios.
1:5 para acciones y otros valores.
1:2 para las criptomonedas.

Estos límites no afectan a los clientes profesionales o a brokers que operan desde países fuera de la Unión Europea.

Por ejemplo, con un apalancamiento de 1:30 significa que por cada euro depositado como garantía podemos abrir una operación de un valor de 30 euros. Si en nuestro ejemplo anterior la operación era de 3.000 €, con depositar 100 € (3,33%) como margen inicial de garantía es suficiente.

Se observará claramente como nuestro nivel de capital necesario para realizar una operación de trading se ve drásticamente reducido gracias al apalancamiento. Nos ofrece la posibilidad de obtener beneficios significativos con poco capital pero también entraña un mayor riesgo si el precio no avanza a nuestro favor por lo que es muy importante protegernos frente a posibles pérdidas.

Una medida de protección es por ejemplo abrir posiciones pequeñas tratando de arriesgar solo una pequeña parte del capital disponible en nuestra cuenta en cada operación. Otra es colocar siempre un stop loss para cortar posibles pérdidas.

También existen ciertos mecanismos para que, en el caso de que las posiciones abiertas avancen en nuestra contra, no contraigamos una deuda con el broker. Cuando el capital disponible en nuestra cuenta de trading desciende de una cierta cantidad que entrañe riesgo para no soportar más pérdidas, el broker nos avisará de tal situación (recibiremos un “margin call”). A partir de aquí tenemos dos opciones:

  1. Depositar más cantidad como margen.
  2. Se nos cerrarán automáticamente la operaciones que sean necesarias para que el capital disponible vuelva a estar por encima del margen requerido.

El apalancamiento tiene tanto sus ventajas como sus riesgos. Operas con una cantidad mayor que la que depositas, para lo bueno y para lo malo. Por este motivo se suele avisar de ello. Tienes más información en este artículo:

Las comisiones

Existen una serie de comisiones habituales al invertir a través de CFDs que debes conocer:

Spreads

El spread supone el tipo de comisión más común al operar con CFDs. El spread es la diferencia (“spread” significa “diferencial”) entre el precio que nos ofrece el broker para comprar un CFD y el precio que nos ofrece si lo que queremos es venderlo.

Cuando hacemos trading con CFDs veremos que el broker nos ofrece dos precios en su plataforma de negociación:

  • Bid: Es el precio ofrecido para vender un CFD, ya sea para abrir una posición corta (si creemos que el precio va a bajar vendiendo primero para comprar después) o bien para cerrar una posición larga de compra que hemos abierto previamente.
  • Ask: El el precio ofrecido para comprar un CFD, ya sea para abrir una posición larga (si creemos que el precio va a subir comprando primero para vender después) o bien para cerrar una posición corta de venta que tengamos abierta previamente.

El precio ask (compra) siempre será unos puntos (denominados pips) más alto que el precio bid (venta). La diferencia es el spread y supone los honorarios que recibe el broker por operativa.

Pongamos un ejemplo para entenderlo mejor:

Supongamos que queremos hacer trading con CFDs en el mercado de divisas, nos fijamos en el par de divisas GBP/USD (libra esterlina contra el dólar de Estados Unidos). Supongamos también que queremos ponernos largos y comprar el par (lo que se traduce en comprar la libra esterlina a cambio de dólares) esperando que la libra esterlina se aprecie con respecto al dólar.

En este punto tendremos dos precios, por ejemplo estos:

Bid (vender el CFD): 1,3050 (esto significa que cada libra esterlina se cambia a 1,3050 dólares).
Ask (comprar el CFD): 1,3053 (como se puede apreciar es 0,0003 más alto).

Nuestra intención es abrir una posición en largo comprando el par de divisas. Si comprásemos y vendiésemos inmediatamente, tendríamos una pérdida de 0,0003 por unidades de divisa comprada (según el tamaño de nuestra inversión). Si vendiésemos y comprásemos inmediatamente (en caso de abrir una posición corta), tendríamos el mismo resultado.

Como es natural el precio fluctuará, pero siempre se mantendrá un diferencial entre ambos precios. Dependiendo de las condiciones de nuestro broker online, el spread puede mantenerse fijo (spreads fijos) o variar según las condiciones de mercado (spreads variables).

Como norma general, el broker nos aplicará el spread nada más abrir la posición. Dicho de otro modo, la operación comienza en pérdidas porque, aunque el precio vaya avanzando a nuestro favor debemos recuperar primero el spread antes de entrar en beneficios.

Swap o prima nocturna

Anteriormente hemos hablado del apalancamiento y la ausencia de necesidad de depositar todos los fondos que exige la operación. Bien, ahora toca hablar del coste que supone utilizar este apalancamiento. El swap no es otra cosa que un coste de financiación por ser los CFDs un contrato con apalancamiento.

El dinero de la operación, que nosotros no depositamos, es un préstamo que el broker nos hace. Dicho préstamo está sujeto al tipo de interés de la divisa involucrada en la operación. Por ejemplo, si abrimos una operación con CFDs sobre el índice Dow Jones 30, nuestra operación estará denominada en dólares, debido a que dicho índice cotiza en dicha divisa. Consecuentemente, se nos aplicará el interés del dólar.

Cada día el broker nos cobrará el interés de los fondos utilizados en las operaciones. Esta comisión por tomar fondos prestados (apalancamiento) se suele liquidar por ejemplo en el mercado de divisas Forex a las 23:00 h, por este motivo también se conoce como “prima nocturna”.

Es posible que se la encontremos también con el nombre de “rollover” (refinanciación). Puesto que también supone una refinanciación de las operaciones de trading abiertas.

En el mercado Forex, cuando abrimos una posición no hay una, sino dos divisas involucradas. Esto tiene incidencia en la comisión swap. Las divisas cotizan por pares. Una divisa debe estar enfrentada a otra distinta para establecer el tipo de cambio entre ambas. Por lo tanto, operamos con dos divisas simultáneamente, una comprada y otra vendida.

Cada par de divisas está compuesto por la divisa base (la primera del par) y la divisa cotizada o contradivisa (la segunda). Por ejemplo, en el par euro contra el dólar de Estados Unidos (EUR/USD) la divisa base es el euro y la divisa cotizada es el dólar. Cada divisa tiene su tipo de interés. En este caso el broker nos cargará el interés de la divisa vendida y nos abonará el interés de la divisa comprada. El swap viene determinado entonces por la diferencia de los tipos de interés de ambas divisas pudiendo darse el caso de ser a favor del trader y suponiendo un abono en cuenta en lugar de un cargo por comisión.

Comisión por operaciones

Existen algunos brokers, generalmente los que ofrecen cuentas con ejecución ECN (Electronic Communication Network), que suelen aplicar un spread muy bajo o incluso no aplicar spread pero a cambio cobran una comisión por cada operación en función del tamaño de la posición.

Puedes ver más información sobre spreads, swaps y resto de comisiones en este artículo:

Ventajas e inconvenientes de los CFDs

Seguramente, a estas alturas del artículo, ya habrás podido observar que el invertir con CFDs tiene bastantes ventajas y también algunos riesgos que debes conocer y controlar:

Ventajas

  • Los CFDs son un producto financiero (derivado) que permite a los traders particulares acceder a operaciones y mercados hasta ahora reservados a gestores profesionales. Gracias al apalancamiento, no es necesario un gran capital para operar cualquier activo.
  • Tenemos la posibilidad de seleccionar un tamaño de cada operación adaptado a nuestros niveles de capital.
  • Permiten una gestión muy activa de las operaciones de trading, haciendo viables las posiciones de muy corto plazo. Son ideales para estrategias de inversión cortoplacistas como el trading intradía o “day trading” y particularmente el scalping (abrir y cerrar posiciones en cuestion de minutos o incluso segundos para aprovechar pequeñas fluctuaciones de precio).
  • Son un producto altamente flexible, lo cual nos permite realizar operaciones de cobertura (“hedging”) u otro tipo de estrategias más complejas.
  • No es necesario asumir la propiedad del activo financiero. Esto es especialmente un punto a favor cuando se opera en el mercado de materias primas o commodities. También evita la comisión de custodia por mantener los activos financieros en cartera.
  • Los contratos por diferencia son instrumentos muy líquidos. Permiten comprar y vender en cuestión de segundos. Así como la posibilidad de establecer órdenes automáticas de tope de pérdidas (stop loss). Incluso de toma de beneficios (take profit).

Inconvenientes y riesgos

  • El apalancamiento puede ser un arma de doble filo. El trader debe manejar adecuadamente la gestión monetaria y de riesgo (Más info: 5 Reglas Básicas del Money Management que deberías seguir). Lo que en principio puede ser una ventaja, también presenta un alto riesgo si no se hace un uso adecuado. Las pérdidas que podamos tener están en función del total de la operación, no del margen de garantía depositado.
  • Debido al apalancamiento, algunas autoridades financieras han clasificado los CFDs como productos de alto riesgo. No existe ninguna rentabilidad garantizada y el inversor puede llegar a perder todo el importe invertido o incluso llegar a generar una deuda con el broker (las cuentas para inversores minoristas suelen incorporar medidas de protección frente a saldos negativos para evitar esto). Invertir en CFDs no resulta adecuado para todos los inversores por lo que debes asegurarte de haber comprendido plenamente los riesgos antes de invertir en este producto.
  • La necesidad del pago de intereses diarios por mantener las operaciones apalancadas (comisión swap) hacen que el rendimiento de las operaciones a medio y largo plazo se resienta. Los CFDs no son productos adecuados para una inversión a largo plazo.
  • Los CFDs son productos OTC (Over The Counter). No cotizan en un mercado oficial y por lo tanto son un contrato entre el broker y el cliente. Por ello es muy importante solamente trabajar con brokers fiables que estén debidamente autorizados y regulados para comercializar este tipo de productos. Más información: ¿Cómo elegir el broker online adecuado?

¿Qué necesitas para operar en CFDs?

    Abrir una cuenta con un broker de CFDs: La mayor parte de este tipo de operaciones financieras son totalmente online. Es posible abrir una cuenta con uno de estos intermediarios en cuestión de minutos accediendo a su página web. A partir de aquí, el broker nos guiará en el proceso y nos ofrecerá todas las herramientas necesarias. Mas info: ¿Qué necesito para abrir una cuenta en un broker online?.

  • Depositar fondos en la cuenta: Como es natural, para poder acometer nuestras operaciones de trading con CFDs, será preciso contar con fondos para dejar como garantía inicial (y margen adicional). Tras abrir una cuenta con el broker debemos depositar una cierta cantidad a modo de capital inicial a través de diversos medios de pago (transferencia bancaria, tarjeta de crédito o débito, monederos electrónicos,…).
  • Manejar la plataforma de operaciones: El broker pondrá a nuestra disposición una o varias plataformas de trading online de manera gratuita. La plataforma de trading es la herramienta fundamental para realizar nuestra operativa. Desde ella podremos analizar los mercados, controlar nuestra cuenta, abrir y cerrar posiciones, establecer las diversas órdenes. En síntesis, tomar todo tipo de decisiones y gestionar nuestras operaciones.
  • Cuenta demo: Con fines de familiarizarnos con la plataforma de trading, probar nuevas estrategias y adquirir experiencia es muy común que el broker nos ofrezca una cuenta demo en la que podemos realizar operaciones, en un entorno similar a una cuenta real, pero sin poner en riesgo nuestro dinero. Se trata de una especie de simulador con dinero ficticio con el que podemos (y debemos) practicar. Esta herramienta es muy importante y útil para aprender a invertir y ver cómo funcionan los aspectos que hemos visto en este artículo como apalancamiento, spreads, herramientas de gestión del riesgo,… Más info: ¿Cómo usar una cuenta demo para aprender a hacer trading?

    Esperamos que este artículo te haya sido útil para aprender qué son los CFDs (contratos por diferencia) y cómo funcionan estos instrumentos financieros a la hora de hacer trading online. Puedes enviarnos tus comentarios y también ayudarnos a difundir el artículo compartiéndolo en redes sociales y que así pueda llegar a otras personas a los que le pueda ser útil. Gracias.

    Que son los CDFs o contratos por diferencia

    Opera con máximo apalancamiento con

    CFDs sobre acciones, índices o materias primas

    Puedes abrir tanto posiciones alcistas como bajistas.

    Antes de operar con CFDs, es importante que conozcas bien qué son y cómo funcionan

    ¿Quieres conocer otros productos alternativos a los CFDs?

    Los CFD son instrumentos complejos y están asociados a un riesgo elevado de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento. Entre un 74 y un 89 % de los inversores minoristas pierden dinero cuando comercializan con CFD. Debe considerar si comprende el funcionamiento de los CFD y si puede permitirse asumir un riesgo elevado de perder su dinero.

    Ventajas e inconvenientes

    Ventajas

    Ofrecen gran variedad de subyacentes (índices, acciones y materias primas) en mercados de todo el mundo.

    Posibilidad de invertir al alza y a la baja, abriendo posiciones cortas y largas.

    Te permiten desarrollar distintas estrategias: inversión, especulación, cobertura de carteras.

    Replican directamente la evolución de un índice, acción o materia prima.

    Sin importes mínimos de apertura de la cuenta para comenzar a operar y sin comisiones de mantenimiento de cuenta.

    Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
    • Binarium
      Binarium

      1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
      Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

    • FinMax
      FinMax

      2do lugar! Broker confiable!

    Los CFDs no tienen vencimiento y no hay que cambiar de contrato para mantener las posiciones a largo plazo (excepto en los CFDs sobre materias primas y Divisas).

    Antes de operar con dinero real puedes hacerlo con una cuenta de demostración gratuita.

    Self Bank te proporciona protección del saldo negativo cuando inviertes en CFD y Divisas, impidiendo que pierdas más capital del inicialmente aportado.

    Self Bank también te proporciona protección al cerrar la posición automáticamente cuando la suma del efectivo de la cuenta y las ganancias netas no realizadas de todos los CFD abiertos en esta cuenta desciendan por debajo de la mitad de la garantía inicial para los mencionados CFD.

    Inconvenientes

    Los CFDs son productos difíciles de entender, la CNMV considera que no son adecuados para inversores minoristas debido a su complejidad y riesgo.

    Operar con CFDs requiere un seguimiento y vigilancia constante de tu inversión.

    Los CFD son instrumentos complejos y están asociados a un riesgo elevado de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento. Entre un 74 y un 89 % de los inversores minoristas pierden dinero cuando comercializan con CFD. Debe considerar si comprende el funcionamiento de los CFD y si puede permitirse asumir un riesgo elevado de perder su dinero.

    Para los CFDs las operaciones largas conllevan un coste de financiación que se corresponde con la parte del total de la inversión no cubierta con el margen de garantías aportado.

    Los CFDs son productos OTC, es decir, no se negocian en mercados regulados sino que es un creador de mercado quien los emite y provee el precio.

    No todos los CFDs tienen la misma liquidez, por lo que en algunos casos podemos encontrar que no existe contrapartida para la operación.

    Para conocer las características y nivel de riesgo de cada producto consulta el Documento de Datos Fundamentales para el inversor de cada producto antes de operar.

    Recuerda que, aunque el CFD replica el precio de un activo, cuando compras un CFD no estás comprando una acción, por lo que no tienes algunos derechos como el de asistencia a Juntas y voto, que sí tiene un accionista.

    Las posiciones abiertas en CFD sobre un mismo contrato que se compensen entre sí, son neteadas al finalizar el día (salvo que dichas posiciones tengan órdenes relacionadas). Esto evita el coste de financiación por estas posiciones, minimizando los costes para el inversor. Por ejemplo, si un inversor tiene abierta una posición larga de un contrato en el CFD Spain 35 y abre una posición corta de un contrato sobre el mismo CFD (sin órdenes relacionadas en ninguna de las dos), al finalizar el día no se visualizarán dichas posiciones, sino que se compensarán entre sí practicándose la liquidación por diferencias.

    Las garantías mínimas requeridas para abrir una posición en CFDs, según la regulación de ESMA, son las siguientes (si bien en algunos casos Self Bank requerirá una garantía superior a la indicada a continuación):

    3,33% para los cambios entre divisas principales

    5% para los cambios entre divisas no principales

    10% para las materias primas distintas del oro y los índices bursátiles no principales

    20% para las acciones y otros valores tomados como referencia

    50% para las criptomonedas (Self Bank no ofrece CFD sobre criptomonedas)

    Las cuentas de CFD son proporcionadas por Saxo Bank A/S. Saxo Bank A/S es una compañía constituida en Dinamarca (con número de registro 15731249) como banco autorizado (licencia 1149), con dirección registrada en Philip Heymans Alle 15 2900 Hellerup (Dinamarca) y está regulada por la Autoridad Danesa de Supervisión Financiera.

    Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
    • Binarium
      Binarium

      1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
      Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

    • FinMax
      FinMax

      2do lugar! Broker confiable!

  • Like this post? Please share to your friends:
    Todo sobre opciones binarias
    Deja un comentario

    ;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: